Economía

Unicaja Banco analiza con lupa la compra de Liberbank y defiende la sede en Málaga

  • El presidente de la entidad, Manuel Azuaga, afirma que “procurarán” mantener la sede social en Andalucía

  • El banco no tiene prisa y solo dará luz verde a la operación si salen los números

Francisca Caracuel, Manuel Azuaga, Elías Bendodo, Braulio Medel, y Sergio Corral, ayer en Málaga. Francisca Caracuel,  Manuel Azuaga, Elías Bendodo, Braulio Medel, y Sergio Corral, ayer en Málaga.

Francisca Caracuel, Manuel Azuaga, Elías Bendodo, Braulio Medel, y Sergio Corral, ayer en Málaga. / M. G.

Comentarios 0

Sin prisa, analizando cada pro y cada contra y estudiando con lupa todos los números para ver si la operación es rentable o no. Así ha actuado siempre Unicaja Banco y ha tenido éxito, pues es el único banco andaluz que superó la crisis sin ser absorbido y con altos niveles de solvencia. El modus operandi ante la probable adquisición de Liberbank es el mismo. Hay ilusión porque supondría un crecimiento importante en volumen de activos y porque se ve complementariedad territorial, pero, como explican fuentes cercanas a la operación, “una cosa es ver la casa sobre plano y otra desplazarse al lugar para ver cómo está todo”. El presidente de Unicaja Banco, Manuel Azuaga, participó ayer en un acto de la Fundación Bancaria Unicaja –propietaria de la mayoría accionarial de la entidad– y, con su prudencia habitual, no quiso desvelar ningún detalle, aunque sí mencionó que “procurará” mantener la sede social siempre en Málaga. Parece obvio cuando se baraja que Unicaja Banco compre Liberbank, pero la cuestión no es baladí porque también hay entidades mayores que Unicaja que verían con buenos ojos adquirir la entidad andaluza. Unicaja Banco siempre ha querido crecer lo máximo posible, pero manteniendo su liderazgo. Por eso, la unión con Liberbank sí tiene visos de realidad. En estos momentos Unicaja Banco tiene un volumen de activos de 56.800 millones de euros y Liberbank de 39.000 millones. La suma de ambos colocaría al banco andaluz como el sexto mayor de España. Por ahora solo ha habido contactos entre los dos bancos con conocimiento de sus respectivos consejos de administración, tal y como hicieron público el pasado 12 de diciembre en un hecho relevante publicado en la

Comisión Nacional del Mercado de Valores. Fuentes próximas a la operación señalan que Unicaja Banco no tiene urgencia alguna –tenía un beneficio neto de 142 millones de euros y una ratio de capital ordinario de primer nivel (CET 1) del 15,6% a 30 de septiembre– y que “no se quiere crecer de cualquier forma y a cualquier precio, sino mirando muy bien los números y con cabeza”. Aún no se ha definido cuál sería la proporción de canje de las acciones ni la gobernanza.

La compra de Liberbank permitiría a Unicaja Banco añadir a su liderazgo en Andalucía y Castilla León ser el referente en Asturias, Extremadura y Castilla La Mancha, por lo que no se pisarían. Es curioso porque Unicaja Banco ya intentó fusionarse con Caja Castilla La Mancha en 2009 y, una década después, podría fructificar de una forma impensable hace diez años.

Tras analizar todos los datos, el consejo de administración tiene que aprobar la operación y, posteriormente, ser apoyada por la Junta General de Accionistas, que se celebrará en primavera.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios