Economía

Zapatero anuncia "un poderoso arsenal inédito" de 11.000 millones para estimular la economía y el empleo

  • Rajoy critica el "desconcierto" de los 'siete paquetes' presentados y cree que el último traerá más déficit y subida de impuestos.

Comentarios 7

Tan sólo un día después de que el responsable de la Comisión Europea, Durao Barroso, presentara el plan europeo contra la crisis económica y financiera, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, anunció en el Congreso de los Diputados una nueva batería de medidas para "estimular la economía y el empleo". "Un poderoso arsenal inédito por su magnitud", tal y como lo definió el propio Zapatero, que consistirá en una inversión pública de 11.000 millones de euros con los que el Ejecutivo espera crear hasta 300.000 empleos. El líder del PP, Mariano Rajoy, criticó el "desconcierto" que genera en la sociedad los 'siete paquetes' de medidas presentados hasta el momento y acogió con cautela el último, pues cree que generará más déficit público y una posterior subida de impuestos.

Durante su comparecencia en el Congreso de los Diputados para dar cuenta a los grupos parlamentarios de las reuniones de la UE y el G-20 para afrontar la crisis económica internacional, Zapatero se refirió a ésta como "la primera recesión global desde la II Guerra Mundial". "La velocidad es la principal característica distintiva de esta crisis", señaló el jefe del Ejecutivo, que defendió tanto la rapidez de respuesta de la comunidad internacional como del Gobierno socialista, deteniéndose a enumerar los diferentes paquetes de medidas económicos presentados hasta el momento.

A juicio del presidente, en España "debemos hacer un esfuerzo complementario proporcional al desafío al que nos enfrentamos". "Debemos hacer más en línea con la petición de la Comisión Europea, porque tras estos últimos años de rigurosa política presupuestaria nuestro país encara la recesión con relativa holgura, en la medida que la deuda pública es sensiblemente inferior al resto de países de nuestro entorno", subrayó Zapatero antes de anunciar "nuevas medidas de gran magnitud" que supondrán una inversión pública de 11.000 millones de euros y con la que se espera crear hasta 300.000 puestos de trabajo.

8.000 millones para los ayuntamientos

Dicho plan tendrá varios planos de actuación, el primero de ellos en el ámbito local, donde el Gobierno inyectará 8.000 millones de euros para inversión en obra pública, "el doble de la inversión prevista por los ayuntamientos en 2009". Con estos fondos se financiarán obras de nueva planificación o de mejora de infraestructuras, instalaciones y edificios públicos, de promoción industrial, equipamientos sociales, de ahorro energético o mejoras medioambientales, patrimonio histórico, tecnologías, eliminación de barreras arquitectónicas o de desarrollo y promoción del turismo, entre otras. 

"Sólo con este fondo esperamos crear 200.000 puestos en 2009 y permitirá sostener la viabilidad y el empleo de las pymes relacionadas con la construcción", señaló Zapatero, que anunció que el Consejo de Ministros aprobará un decreto ley con carácter urgente abarcando ésta y el resto de medidas. De esta forma, dijo, los ayuntamientos con proyectos financiables podrán comenzar las obras el 11 de enero y "nunca más tarde del 11 de abril"; los fondos estarán gestionados por el Ministerio de Administraciones Públicas y serán controlados por Intervención General del Estado.

Plan de ayuda al automóvil

El otro ámbito de actuación ser el sector del automóvil "nuestro principal pulmón exportador" y un sector "estratégico que ha sufrido una grave caída". Así, el Gobierno, anunció Zapatero, "está ultimando" un plan que se coordinará con las comunidades autónomas dirigido "a evitar la destrucción de empleo" y que deberá contar con el "compromiso" de las empresas de mantener el empleo. "A largo plazo el objetivo del Plan Integral de Automoción es garantizar la competitividad del sector para que pueda recuperar su actividad", destacó Zapatero, que señaló que estas medidas se unirán a las ya anunciadas por la CE.

En cifras totales, ese crédito de 11.000 millones de euros, que Zapatero definió como "un arsenal inédito por su magnitud" que atiende "particularmente al empleo", se desgranan en los 8.000 millones para obra pública mencionados, 800 millones para la recuperación del sector del automóvil, 600 millones para actuaciones medioambientales, 500 millones para I+D+i, 400 millones para rehabilitación de casas-cuartel y comisarías, 120 millones para rehabilitación de viviendas, 30 millones para incentivar el turismo social y, finalmente, 400 millones de transferencia a las comunidades autónomas para "mejorar su financiación del sistema de dependencia".

"Es verdad que una crisis tan rápida e intensa como ésta no tenía precedentes y que ha tenido un alto coste para el empleo en nuestro país, pero tampoco tiene precedente el esfuerzo del sector público y el que todos los ciudadanos vamos a hacer para combatirla", señaló Zapatero, que bautizó los diferentes paquetes de medidas presentados hasta ahora como 'Plan Español para la Recuperación de la Economía y el Empleo'. Por último, el presidente hizo una llamada a la "responsabilidad" de todas las instituciones y concluyó: "Es el tiempo de estar a la altura de la responsabilidad que nos concierne, así trabajará el Gobierno".

Más déficit y más impuestos

En su turno de intervención, Mariano Rajoy comenzó celebrando con ironía que el presidente "por fin" haya "descubierto la crisis en toda su dimensión", después de haber recorrido todos "los diagnósticos", desde "el no pasa nada" hasta "el esto es un poco grave y parece que va a ser largo". Unas previsiones "de precisión elástica" que el líder del PP comparó con las "de aquel que dijo que en verano probablemente hará calor y es posible que en invierno haga frío". Rajoy criticó que desde el debate de investidura haya presentado "siete paquetes de medidas para combatir la crisis, frenar el desempleo y asegurar la cohesión social".

"Lo más llamativo de ellas ha sido su carácter precipitado y tornadizo, como si quisiera aparentar que hace algo y que no se note que lo hace por hacer", señaló Rajoy, que consideró "sorprendente" la "desarticulación y la falta de coherencia" entre estas propuestas "mal avenidas que se contradicen". "Desbarajuste, esa es la expresión que mejor define su actuación", espetó el líder del PP, que le reprochó a Zapatero que cada vez que presenta un paquete de medidas para fomentar el empleo lo único que consigue es que las listas de paro incrementen a un ritmo de "260.000 por hora".

En cualquier caso, Rajoy dijo que "estudiará" la inyección de fondos a los ayuntamientos y el plan para el sector del automóvil, pero advirtió que estas medidas llevarán a un "incremento del gasto público" que "certifica que los Presupuestos Generales del Estado de este año son papel mojado" y que tendrá como efecto un "futuro incremento de la presión fiscal". "Deslizarse por la pendiente del déficit público es muy fácil, como pudimos comprobar en la última etapa del Gobierno socialista, subirla cuesta sacrificios que pagaremos todos", censuró Rajoy, que advirtió al presidente que ni el G-20 ni la UE le han pedido estas medidas, por lo que será "el único responsable de su fracaso".

El líder del PP también reprochó a Zapatero que "se esconda tras el burladero" de la crisis internacional para esconder sus errores y la crisis española, al tiempo que le reclamó "un plan completo" que aborde los problemas en el mercado laboral, la educación, la justicia, el agua, la unidad del mercado y el problema energético de nuestro país. "Usted es quien debería gobernar y amortiguar el sufrimiento de esta crisis y velar por el futuro del país. No es una mera cuestión económica, es una obligación moral, la obligación de hacer las cosas bien y de poner medios para evitar todo el sufrimiento que podamos, un obligación moral que está desatendida y esperando que se ponga de una vez a la tarea", concluyó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios