Economía

Las ofertas por Deoleo plantean una opa y están por debajo de su precio en Bolsa

  • Proponen comprar hasta el 100% de la aceitera, pero ninguna opción convence de inicio a las cajas Nada se descarta y el proceso puede ser largo

Comentarios 1

La operación de venta de Deoleo -la primera comercializadora de aceite de oliva de España y del mundo- no se despejó ayer. Tras la finalización el miércoles del plazo de presentación de ofertas por el 31% propiedad de Bankia, Caixabank, Kutxabank y BMN, la compañía emitió un comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) en el que indicaba que los ofertantes optan a un 100% del capital (lo que significaría una opa) y están por debajo del precio de Deoleo en Bolsa, por el miércoles, 0,42 euros la acción (ayer cerró en 0,40) . Esto, sumado a que Deoleo no aportó nombres en su nota, da a entender que, de inicio, ningún ofertante convence a las cajas vendedoras.

Ahora comienza una nueva etapa, en la que el banco que gestiona la venta, JP Morgan, deberá estudiar la documentación presentada y hacer una primera criba. Todo parece indicar que el proceso se va a ralentizar, y el precio es uno de los motivos. Bankia -que ahora es el principal accionista- tiene provisionada su acción a 0,29 euros, y su intención es ganar dinero con la operación. Según fuentes del mercado, una posible opa situaría el precio de venta entre 0,30 y 0,35 euros por acción, lo que significaría que la operación por el 100% de la compañía se acercaría a los 400 millones de euros.

El otro tema que complicaría la venta es el carácter estratégico de la empresa. Con una facturación de 813 millones en 2013, es una de las principales compradoras de aceite español, de una importancia vital para los olivareros andaluces. Como afirma un buen conocedor del mercado, "si Deoleo desapareciera o se debilitara lo que comercializa pasaría a la marca blanca y por tanto el aceite perdería buena parte de su valor". A ello hay que añadir que, como afirmó el ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete, el aceite español necesita una empresa fuerte y con capacidad para poner el producto en los mercados internacionales, especialmente en consumidores crecientes como EEUU y China.

La realidad es que, aunque podría aparecer algún tapado, todos los que han dado el paso al frente son grandes fondos de inversión, y extranjeros: CVC, Carlyle, Rhone, PAI Partners y la joint venture italo-catarí Iqmiic, la que más preocupa al sector olivarero por estar presente en un 50% el Estado italiano. El Gobierno -que tiene a la Junta de Andalucía como aliado- teme que estos fondos hagan lo que suelen hacer en muchos casos: sanear la compañía (Deoleo tiene una deuda de 472 millones, que debe ser refinanciada este mismo año) y venderla en unos años por partes. Ya Carlyle o el fondo italo-catarí se han apresurado a garantizar un plan de inversión a largo plazo, el mantenimiento de la sede social en España y el impulso de las exportaciones. Con eso el Gobierno de España se conformaría y no usaría el as de la Sociedad Española de Participaciones Industriales (SEPI) para entrar en Deoleo, algo contraindicado por los problemas de competencia pero muy bien visto en buena parte del sector agrícola. Pero a cambio el Gobierno esperará garantías de esa vocación inversora a largo plazo, y eso también complica la situación.

En segundo plano están Unicaja, con el 11,3%, y Dcoop (antigua Hojiblanca), con casi el 10%. La cooperativa andaluza no oculta su deseo de ampliar su participación y busca aliados, la propia Unicaja, la Junta y el Gobierno. Está limitada por su capacidad financiera pero no oculta que si el precio es razonable comprará en una eventual opa. Y si no lo es, o sus compañeros de viaje no son de su gusto, se marchará.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios