Antonio Gómez-Guillamón | presidente del clúster Andalucía Aerospace

“La pincipal fortaleza y debilidad del sector aeroespacial andaluz es Airbus”

  • Las principales empresas aeroespaciales de la región se han unido para ganar visibilidad internacional y optar a nuevos paquetes de trabajo en un sector donde la competencia es feroz

El presidente de Andalucía Aerospace, Antonio Gómez-Guillamón. El presidente de Andalucía Aerospace, Antonio Gómez-Guillamón.

El presidente de Andalucía Aerospace, Antonio Gómez-Guillamón. / M. G.

–¿Cómo surge la idea de formar un clúster andaluz de empresas aeronáuticas?

–Es una evolución natural del Consejo de Acción Empresarial que estaba dentro del Patronato de la Fundación Hélice, pero no tenía forma jurídica. Así la idea de convertir en asociación este Consejo nace dentro del propio Patronato de la Fundación Hélice tras ver que las empresas no estábamos lo suficientemente organizadas y que era lo adecuado para tener más unión y visibilidad.

–Entonces, ¿ahora mismo cuál es la relación exacta del clúster con la Fundación Hélice?

–Pues en resumen, estamos para sumar dentro de la Fundación. Sé que ha habido cierta confusión sobre nuestro papel, incluso se ha hablado de que es una escisión. Pero no es así. En Hélice se sientan todos los agentes del sector, como pueden ser la Administración, la Universidad, las organizaciones sindicales o las empresas. En su seno se define la estrategia del sector y, además, sirve de Observatorio. Nuestro clúster es una asociación de empresas, que nos permite ofrecer un punto de vista común de los temas dentro de la Fundación. Pero, además, tenemos vida propia fuera de la Fundación, a efectos, por ejemplo, de buscar nuevos paquetes de trabajo.

–¿Cuáles son las fortalezas del sector aeronáutico andaluz?

–Principalmente, tener plantas muy importantes del Grupo Airbus en nuestro territorio. Incluida en una de las tres plantas de ensamblaje final de Airbus en el mundo. Ya quisieran otras regiones europeas tener esto porque saben que así tendrían mucho camino andado. A esto se llega por tener desde hace mucho un tejido productivo muy importante y, gracias a esto, ahora disponemos de una cadena de suministro muy completa. Es un círculo virtuoso que debemos aprovechar.

"Es un riesgo que Europa esté perdiendo peso económico a favor de Asia, Oriente Medio o Estados Unidos”

–¿Cuáles son las debilidades?

–La principal debilidad es, paradójicamente, la alta dependencia de Airbus. Las empresas pueden caer en la comodidad de trabajar sólo para las empresas que tienen más cerca. Uno de los empeños del clúster es que las empresas trabajen de forma conjunta para lograr carga de trabajo externa que venga a Andalucía y que no sólo se logren esos paquetes externalizando nuestra actividad en otras regiones o países.

–¿Cuáles son las oportunidades?

–Si Airbus aumenta su ritmo de producción para fabricar todos los pedidos que ya tiene en cartera y lo que seguro que va a vender en los próximos años, las empresas andaluzas tenemos que estar preparadas. Para estar a la altura y mantener la calidad necesaria que se exige en este sector hace falta ahondar en la transformación digital. La otra gran oportunidad es que la industria está en un grado de tecnificación muy fuerte, con áreas que están creciendo mucho como el mundo de los drones, el sector espacial o la Urban Air Mobility, que parece de ciencia ficción, pero es algo real. Andalucía debe entrar por estas puertas y desarrollar capacidades para ello porque además disponemos de una geografía excelente, con mucho territorio y poca densidad demográfica, para hacer pruebas con estas tecnologías.

"Las empresas andaluzas debemos estar preparadas por si Airbus aumenta el ritmo de producción”

–¿Y las amenazas?

–Europa está perdiendo peso económico a nivel mundial a favor de Asia, Oriente Medio o Estados Unidos. Esto hará que la competencia crezca y haya riesgos de deslocalización de fábricas. Por ejemplo, llegará el día que China tenga su propia planta de fabricación y montaje de aviones. En este tema, necesitamos el apoyo de los gobiernos para defender el sector.

–¿Está Andalucía preparada para acoger otra gran FAL como la de San Pablo en Sevilla?

–Preparada está. Pero tenemos que evolucionar porque estamos muy volcados en la parte mecánica, de montaje, donde somos líderes mundiales. Sería muy bueno desarrollar capacidades puramente digitales, de sistemas. Igualmente,en ingeniería de industrialización aeronáutica somos muy fuertes, pero no tanto en ingeniería de producción o de sistemas.

–¿El sector espacial sigue siendo una cuenta pendiente?

–Tenemos que meter cabeza en este área porque está creciendo mucho. Tenemos a empresas como Alter en Sevilla y alguna más pequeña que también está haciendo cosas del espacio. Pero hay que apostar más fuerte.

–¿Cuáles son los objetivos del clúster a corto y medio plazo?

–Aportar valor a cada empresa para que sean más visibles, capten más negocio y mejoren su internacionalización. Diseñar formación específica que las empresas demandamos. Y tener una representación institucional directa.

"Nuestra relación con la Junta es muy buena porque tenemos los mismos intereses, que es defender el sector”

–¿Cuántas empresas forman el clúster?

–Ahora mismo somos 31. Afortunadamente, están todas las de mayor peso, incluidos los tres Tier 1. El objetivo es sumar al menos al medio centenar de empresas que se dedican específicamente al sector aeroespacial.

–¿Cuál es la relación con la Junta de Andalucía?

–Es muy buena. La Administración andaluza sabe que el sector es estratégico para la región y lo demuestra. Las empresas y la Junta tenemos los mismos intereses. Aunque queda trabajo por hacer. Por ejemplo, hace falta elaborar un plan estratégico común que sirva de guía en muchos aspectos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios