Economía

La primera licitación europea para almacenar aceite indigna al sector

Producción de aceite de oliva en una almazara Producción de aceite de oliva en una almazara

Producción de aceite de oliva en una almazara

El sector del aceite de oliva ha saltado indignado después de que el Comité de Gestión de Mercados de la Organización Común de Mercados Agrícolas de la Unión Europea (UE), organismo adscrito a la Comisión Europea, haya aceptado en la primera licitación sólo 3.650 toneladas de aceite de oliva –de 70 firmas– de las 120.000 que se solicitaron para el almacenamiento privado. Se trata de un mecanismo previsto en la Organización Común de Mercados (OCM) para retirar producto del mercado y así subir los precios. Se activa cuando los precios alcanzan determinados umbrales o se produce una distorsión que perjudica al productor, como es el caso.

Las asociaciones agrarias han considerado “una vergüenza”, “indignante” o “inadmisible” no sólo el escaso montante aceptado (apenas un 3% de lo que se solicitó) sino que el precio sea igual a 0,83 euros por tonelada y día, cuando en anteriores licitaciones había superado de largo el euro. Para los productores, fijar este precio hace inviable el almacenamiento privado y, por tanto, “es un desastre para el sector”.

Cooperativas agro-alimentarias cree que la decisión de Bruselas “provocará el hundimiento del mercado en el sector oleícola”, justo “el efecto contrario” que se pretende. Señala que al no establecer la Comisión Europea ni un volumen ni un presupuesto con carácter previo los vendedores frenaron sus ventas ante la previsible recuperación de precios. Con la nueva resolución, todo el aceite que se almacenó por esa previsión saldrá a la venta y se producirá un “hundimiento en los precios en origen”.

“El límite que ha fijado la Comisión Europea, muy inferior al establecido en licitaciones como la de 2009 o 2011 (1,3 euros por tonelada y día), no ha tenido en cuenta el grave perjuicio que iba a ocasionar a un sector que ya se encuentra enormemente debilitado tras la reciente imposición de un 25% de aranceles por parte de Estados Unidos, y que observa con perplejidad como su Gobierno no ha defendido enérgicamente el sector del olivar, que cuenta con un peso económico y social de dimensiones muy relevantes en España”, afirma.

Vergüenza, tomadura de pelo y desastre son los calificativos usados por las asociaciones

Por su lado, el secretario general de COAG Jaén y responsable del sector del aceite en COAG-Andalucía, Juan Luis Ávila, calificó de “vergonzosa” y de “tomadura de pelo” la primera licitación del almacenamiento privado del aceite de oliva y pidió al Ministerio de Agricultura una respuesta contundente a Bruselas.

En una nota, Ávila expone su convicción de que Bruselas “nos ha tomado el pelo en esta primera licitación, le ha tomado el pelo al Ministerio de Agricultura y espero que el Ministerio no nos lo tome a los agricultores”. Ante esta situación, dice, “retomaremos las conversaciones con el resto del sector para tomar las medidas necesarias, continuar con las movilizaciones que comenzamos en Jaén y seguimos con las multitudinarias manifestaciones de Sevilla y Madrid, o medidas más duras si se consideran oportunas”, manifestó

Todo ello, añade, con unos precios que “no solo no han subido a lo largo del año, sino que se encuentran aún más bajos a día de ayer según el Pool Red, con el virgen extra a 2,21 euros por kilo; el virgen a 1,91; y el lampante a 1,83 euros”.

UPA, por su lado, tachó de “ridículo” el importe máximo de la ayuda mientras que la Federación Española de Industriales Fabricantes de Aceite de Oliva (Infaoliva) entiende que la decisión de Bruselas es “una vergüenza para el sector”.

Asaja Andalucía, por último, reunió a su comité ejecutivo en Almería para analizar la crisis de precios de todo el sector primario y también calificó de “desastre” la primera licitación del almacenamiento privado.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios