Marta Robles | Guitarrista "Rosalía nos hizo una vez de telonera"

"Rosalía nos hizo una vez de telonera" "Rosalía nos hizo una vez de telonera"

"Rosalía nos hizo una vez de telonera" / juan carlos vázquez

Marta Robles (Sevilla, 1976) lleva más de 35 años abrazada a una guitarra. Zurda pero que toca a diestras -al contrario que Rafa Nadal con la raqueta-, esta intérprete estuvo siete años de joven en Amsterdam y lleva desde 2002 en Barcelona.

Formó hace tres lustros el grupo Las Migas, donde fusiona el flamenco con otros estilos musicales y en el que rotan las artistas, salvo ella, alma máter de la banda femenina. Su otro gran proyecto, el Dúo del Mar, también la ha llevado por medio mundo. Estará con su partenaire, Ekaterina Záytseva, el 14 de septiembre en el Alcázar hispalense. Con Las Migas actuará el 5 de diciembre en Málaga y el 6 en Sevilla.

-La primera canción que aprendió con la guitarra con 7 años fue El patio de mi casa. ¿Por qué apartó ese temazo de su repertorio?

-Porque se toca con una mano y procuré ir interpretando temas más virtuosos.

Tocar en un estadio de Bangladesh sólo ante hombres, unos 20.000, fue raro; no sabíamos ni dónde mirar"

-A los 19 se piró con su hermana y una amiga a Amsterdam a buscarse la vida en la calle cantando, bailando y tocando. ¿Gastaron las perras en los coffee shops?

-Éramos muy buenas niñas, fiesteras pero no de coffee shops, más bien de calle y de conocer a mucha gente. Nos fuimos de vacaciones y nos quedamos a vivir. Fue un drama para mi madre porque no habíamos acabado los estudios.

-Estudió en el conservatorio. ¿Está peor visto formarse en las clases que en la calle como Paco de Lucía, los hermanos Amador...?

-Antes en el flamenco sí, como que la escuela es para los que no pueden formarse en la calle, aunque ya se estudia en el conservatorio. Hoy muchos quieren aprender armonía y se valora el conocimiento académico. Paco de Lucía lo sabía todo de flamenco pero le faltaba lo demás.

-Las Migas es su grupo. ¿Con qué estilos miga bien el flamenco que hacen?

-Con todos. Al principio escogíamos, pero hoy hay canciones con tendencia a la música electrónica, otras muy de pop, temas flamencos tradicionales, algunas más de jazz... Ya pensamos en nuestro propio estilo.

-¿Y los puristas no echan fuego por la boca?

-Tampoco somos una banda flamenca cien por cien. Los puristas no se entretienen con nosotras, aunque tampoco reivindicamos nada ni nos ponemos etiquetas; eso sí, vamos a festivales importantes de flamenco como el de Mont-de-Marsan.

-Estuvieron nominadas a los Grammy Latinos en 2017. ¿Se cruzaron en Las Vegas con El Puma o algún cantante de esa talla?

-Con El Puma no, pero sí con Bisbal; no nos saludó y nos pareció un sieso, aunque igual ni nos conocía. Aquello fue impresionante y era muy difícil saber cómo comportarse en la alfombra roja.

-Cuatro es su cuarto disco. ¿Se levantaron perezosas al elegir el nombre?

-A mí me parece muy bonito. Yo quería el cuatro en número, pero ya lo tiene Beyoncé. La idea era que todo fuera muy simple, el título, el repertorio, las fotos... El disco es sencillo y muy verdadero.

-Dice que lleva una vida nómada. ¿Por qué es culo de mal asiento?

-No sé porque en mi casa estoy en la gloria. Soy nómada porque si quieres vivir bien de la música, en España no puedes hacerlo y tienes que salir fuera.

-Dúo del Mar es su otro proyecto junto a Ekaterina Záytseva. Ella es de origen ruso, nacida en Ginebra y un portento de la guitarra clásica. ¿Le birla glamour a una mairenera?

-Ella tiene mucho glamour y una finura tremenda. Y habla inglés perfectamente, no como yo. Me pone mucho las pilas porque como toca muy bien, no puedo ir sin estudiar. A ella le pasa igual porque yo le meto caña a los temas más rítmicos y flamencos. Somos las dos muy exigentes.

-Tocaron en el Palace de Barcelona en una fiesta para los Rolling Stone. ¿Vio qué bebía Keith Richards?

-Fue al único de los Rolling que no vimos. ¡Dónde andaría...! Creo que no fue. Estaban Mick Jagger, Ron Wood y Charlie Watts.

-¿Realmente Mick Jagger se parece tanto al feo de los hermanos Calatrava?

-Tiene toda la cara. Estuvo muy bien pero el más simpático y cercano con nosotras fue Ron Wood. Fue un pelotazo total.

-En sus grupos sólo hay mujeres. ¿Cómo es el MeToo en el flamenco?

-Las Migas siempre serán mujeres porque ahí está la originalidad. Trabajo con hombres pero en proyectos menos conocidos. Me gusta hacer propuestas de mujeres por llevar la contraria. Y trabajo mejor con ellas.

-¿Es tan machista el mundo del flamenco?

-Es un poco machista y es una pena. Una bailaora lidera un espectáculo y luego hay ocho tíos, y no hay una sola mujer tocando la guitarra u otro instrumento. Guitarristas mujeres hay una por cada 500 hombres. Queda mucho por andar.

-Sevillana residente en Barcelona. ¿El amarillo le recuerda más al Cádiz CF o al procés?

-Ay, el procés... Lo del amarillo cansa un poco. A la violinista de Las Migas le prohibí vestir una chaqueta amarilla porque como te posiciones allí estás muerto, para un lado o para otro. Ya hemos vuelto a ir de amarillo porque actuamos fuera.

-Lleva más de 20 años baqueteándose con propuestas muy innovadoras de fusión flamenca, ¿qué le parece el fenómeno Rosalía?

-La conozco. Es un fenómeno. Estudió en la misma escuela que todas nosotras, en la Esmuc, y nos hizo de telonera a Las Migas una vez...

-¿Ah, sí?

-Digo, pero nosotras somos de otra liga. A mucha gente del flamenco le habría gustado llegar a lo de Rosalía y no han sabido. Ella, quizás por su osadía al no pertenecer a ese mundo y darle igual las críticas, ha creado un producto muy original. Es muy curranta, tipo Beyoncé, y tiene un talentazo. Ha revolucionado muchas cosas.

-Ha viajado por medio mundo. ¿Cuál ha sido su actuación más disparatada?

-En un festival en un estadio de fútbol de Bangladesh en el que sólo había hombres, unos 20.000. Aquello era muy raro y no sabíamos ni qué ponernos ni dónde mirar ni qué hacer.

-Ha compartido cartel con artistas célebres. ¿Quién le sorprendió para bien?

-Toqué en mi pueblo con Dani de Morón y Diego del Morao. Son impresionantes. ¡Cómo tocan!

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios