Foro en Bilbao

Marlaska alerta del riesgo de que la xenofobia supremacista llegue a España

  • El ministro del Interior previene del auge de los partidos "del odio al diferente", que usan la inmigración como arma política para alcanzar cuotas de representación

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, y el presidente del TSJPV, Juan Luis Ibarra, este jueves en Bilbao. El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, y el presidente del TSJPV, Juan Luis Ibarra, este jueves en Bilbao.

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, y el presidente del TSJPV, Juan Luis Ibarra, este jueves en Bilbao. / Miguel Toña (EFE) (Bilbao)

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha afirmado este jueves que "el discurso supremacista del odio al inmigrante, que está en la base del auge de los partidos xenófobos de extrema derecha" en algunos países de la UE, puede afectar a los principios sobre los que se constituyó Europa, y ha advertido que en España "hay que ser cautelosos, porque existe un riesgo real" de que llegue ese discurso.

"Son partidos del odio al diferente, del nosotros primero, que usan la inmigración como arma política para alcanzar cuotas de representación; lo vemos en Europa y esperemos que en España no suceda, y para conseguirlo todos debemos hacer una labor didáctica sobre los valores que nos conforman como una sociedad occidental", ha dicho.

Grande-Marlaska ha participado en Bilbao en el ciclo Espacios de reflexión, organizado por el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco y la Cadena Ser, con una ponencia sobre El reto migratorio: una ciudadanía sin nación, en la que se ha mostrado a favor de establecer una "política controlada de inmigración, que no es lo mismo que levantar fronteras", según ha puntualizado.

"Es esencial una estrategia común en la UE sobre la inmigración, con una política controlada en una relación de igual a igual entre Europa y África, con cooperación en los países de origen. Ahora -ha reconocido- no podemos ser optimistas sobre ello, pero ese es el camino, porque una política no controlada me da miedo, precisamente por esos discursos supremacistas".

Según ha añadido, no quiere ser el responsable de generar en España "ese caldo de cultivo que puede derivar en casos como los vistos en Europa".

El mayor reto europeo

En el contexto de esa política controlada, ha mantenido que la inmigración es el mayor reto europeo y que, en la actualidad, "no se puede prescindir de la multiculturalidad, que enriquece. Hay que ser conscientes de la necesidad de integrar a nacionales de países que no son de la UE porque en el marco de la democracia, el Estado de Derecho y el respeto a los Derechos Humanos cabe cualquier persona", ha puntualizado.

Sobre la masiva inmigración hacia Europa, principalmente de países de África, el ministro ha asegurado que en ningún caso se trata de un "efecto llamada", sino de un "efecto huida: la renta per cápita en la UE es de 30.000 euros, y en África de 1.600 euros, lo que se suma a que África duplicará su población en treinta años, mientras que Europa envejece".

Respecto a la llamada devolución en caliente y el "retorno" de los inmigrantes en situación irregular a sus países de origen, Grande-Marlaska ha recordado que debe resolver sobre ello el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), y sobre la eliminación de las concertinas en las vallas que dividen España y Marruecos ha afirmado que está a la espera de un informe técnico que se pronuncie sobre la mejor solución "en parámetros de seguridad en las fronteras y humanidad".

En su intervención, también ha criticado la situación "lamentable" que encontró a su llegada al Ministerio de Interior, "con una ausencia de política migratoria, falta de medios y falta de previsión", lo que les ha obligado a elaborar un "plan de choque" ante el gran trabajo que afrontan.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios