El conflicto catalán Putin quiere una España unida

  • El presidente ruso defiende que no quiere que "se desmorone ningún Estado europeo"

  • "¿Para qué queremos una Unión Europea convulsa?", se pregunta el jefe del Kremlin

Vladimir Putin saluda a un niño durante su visita al zoo de Moscú junto al presidente chino, Xi Jinping. Vladimir Putin saluda a un niño durante su visita al zoo de Moscú junto al presidente chino, Xi Jinping.

Vladimir Putin saluda a un niño durante su visita al zoo de Moscú junto al presidente chino, Xi Jinping. / Dmitry Azarov / EP

Vladimir Putin aseguró este jueves que Moscú no quiere que "se desmorone ningún Estado europeo", en respuesta a una pregunta sobre el intento independentista en Cataluña.

"Tenemos una actitud de sumo respeto hacia España, el pueblo español, la historia española. Tenemos unas buenas relaciones, con raíces históricas. Para nada estamos interesados en que los países europeos se desmembren unos detrás de otros", dijo el presidente ruso a los responsables de las principales agencias de noticias mundiales, entre ellos el presidente de la Agencia Efe, Fernando Garea.

El mandatario aseguró en la entrevista que "en general es un mito que Rusia quiera que Europa sea débil".

"¿Para qué lo necesitaríamos? El 40% de nuestras reservas de oro y divisas están denominadas en euros. La Unión Europea (UE) es nuestro principal socio económico. ¿Para qué querríamos que allí todo estuviera convulso? No tiene sentido", insistió.

"Pero se busca la huella de Rusia. Esto también se refiere a España. España debe ella misma decidir cómo convivir con los territorios problemáticos, con Cataluña, y en el norte, con el País Vasco, etcétera", recalcó en la entrevista.

Putin sostuvo que "hasta ahora se había conseguido resolver estos problemas" y que espera que éstos "sean resueltos mediante el diálogo y en base a decisiones legítimamente adoptadas, mediante el debate".

Ante todo nos pronunciamos por la estabilidad, por la preservación de la "integridad territorial".

Añadió que "la vida es más compleja que algunos postulados recogidos incluso en conocidas normas del derecho internacional" y que "eso lo entendemos perfectamente".

"Vuelvo a reiterar: una solución positiva puede hallarse sólo mediante la vía del diálogo y el debate", enfatizó.

Putin también dijo que desconocía que el embajador español en Rusia, Fernando Valderrama, hubiera sido citado en Moscú en protesta por unas declaraciones del ministro de Asuntos Exteriores en funciones, Josep Borrell.

Las declaraciones de Borrell se produjeron el pasado 23 de mayo en una entrevista con El Periódico, en la que afirmó que "tenemos un nuevo mundo que no habríamos podido imaginar hace cinco años. Trump no era presidente, no había Brexit (...) Han cambiado muchas cosas. Nuestro viejo enemigo, Rusia, vuelve a decir aquí estoy yo, y vuelve a ser una amenaza, y China aparece como un rival".

"¿Por que fue citado el embajador? No lo sé. Lo citaron al Ministerio de Exteriores al embajador de España", señaló.

"Ya no es ministro de Asuntos Exteriores (Borrell) sino un destacado político de nuestro tiempo. En cualquier caso, por lo visto, quiere parecerlo", dijo el mandatario ruso.

Según Putin, "habría que recordar el período cuando la Unión Soviética ayudó a los republicanos durante la Guerra Civil".

La alianza contra el nazismo

"Hay muchas cosas que recordar. Quiero volver a subrayar, y no sólo la Unión Soviética, mucho países participaron en los intentos de frenar el nazismo, el fascismo, voluntarios combatieron en la filas republicanas. Nosotros, la Unión Soviética, acogimos, como sabéis, miles de niños españoles. Muchos se quedaron a vivir en nuestro país", añadió.

"Es el desvarío de turno", insistió. "Hablar de amenaza por parte de Rusia a España, que se encuentra en el otro extremo del continente europeo", sostuvo Putin.

"Que se ocupe de sus labores vuestro ministro de Asuntos Exteriores, que piense en cómo desarrollar las relaciones en beneficio de nuestros países y pueblos. Tenemos muchas posiciones coincidentes con España", resaltó.

El presidente recalcó que en Rusia "se quiere a España, y le deseamos prosperidad y todo lo mejor".

Explicó que tiene "muy buenas relaciones con el rey emérito, Juan Carlos I, y con el actual", Felipe VI.

"No sé de dónde salen esas cosas. Vuelvo a decirlo: el ministro por lo visto ya no se siente ministro, sino un político, y quiere con esas declaraciones reafirmarse en esa condición. No pasa nada. Seguramente trabaja como ministro hace poco tiempo. Pasarán los años y hará declaraciones más sopesadas", consideró Putin.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios