Elecciones

Fernández se da a conocer a los militantes de Vox entre ‘cañas por España’

  • El número 1 al Congreso dice que el proyecto del partido es nacional y por eso “un señor de Madrid o Teruel puede defenderlo en Huelva”

El cabeza de lista de Vox por Huelva, durante su intervención en el acto. El cabeza de lista de Vox por Huelva, durante su intervención en el acto.

El cabeza de lista de Vox por Huelva, durante su intervención en el acto. / Chedd Nairi (Huelva)

La sangre no ha llegado al río en Vox, aunque habrá que esperar a ver cómo se desarrollan los próximos acontecimientos. En principio, el malestar inicial que la designación impuesta por Madrid de Tomás Fernández Ríos como cabeza de lista al Congreso por Huelva generó en el seno de la formación onubense parece haberse disipado. Al menos en apariencia.

De momento, para darse a conocer entre la militancia y los simpatizantes choqueros, el aspirante madrileño, que reside en la localidad de Soto del Real, protagonizó ayer el acto Cañas por España en el céntrico bar La Capilla, donde finalmente se celebró el encuentro tras suspenderse en un establecimiento del centro comercial Aqualon.

Fernández Ríos conversó con las decenas de asistentes y explicó sus argumentos para legitimar su designación. Así, el vicesecretario de Organización del partido a nivel nacional, aseguró que la mejor manera de remar es entendiendo que el de Vox es “un proyecto nacional” y, como tal, “un madrileño o un señor de Teruel lo puede defender en Huelva y un señor de Huelva lo puede defender en Zamora”.

Y es que, en su opinión, la clave está en “nos dejemos de estas simplezas que nos han metido a algunos en la cabeza de las autonomías y de ciertos regionalismos que lo único que hacen es perjudicar a provincias como Huelva u otras que podemos tener en mente”. Esas son algunas de las cosas que su partido, según aseguró, va a cambiar.

En el que, según aseguró, fue su primer acto político, manifestó ser “una persona normal, como vosotros” y que, desde hace unos meses y tras haberse afiliado a Vox hace años, trabaja con dos objetivos: culminar el proceso de candidaturas (más de 9.000 en el país, según señaló) y, sobre todo, vertebrar el partido tras mayo.

“Mi misión es reclutar un ejército de gente buena”, señaló. Además, en un momento en que “está en riesgo el concepto de nación”, el candidato aseguró que “la batalla la hemos ganado”, aunque “la guerra no acabará el 26-M”, en las municipales. Se acabará, en sus palabras, “el día en el que Abascal cruce la puerta de la Moncloa. Y eso va a pasar”.

También le dijo a los asistentes –entre los que estaba el presidente provincial y parlamentario andaluz, Rafael Segovia; la vicepresidenta provincial, Marifrán Gómez; el coordinador, Oliver Rodríguez; o el número uno al Senado, Carlos Bermejo– que “aquí lo importante es España” e insistió en que “ha llegado el momento de hacer las cosas de otra manera”. Entre los oyentes estaba Juan José Iglesias, exconcejal y líder del sector crítico en el PP contra Pedro Rodríguez.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios