Luis Planas. Candidato del PSOE al Congreso “El patriotismo también es subir el salario mínimo y restituir derechos”

  • El ministro anima a votar al PSOE como garantía para lograr un gobierno “moderno y europeo” frente a un “tripartito de derechas como en Andalucía”

Luis Planas, en el patio del instituto Luis de Góngora, en Córdoba capital. Luis Planas, en el patio del instituto Luis de Góngora, en Córdoba capital.

Luis Planas, en el patio del instituto Luis de Góngora, en Córdoba capital. / Juan Ayala

–¿Por qué los cordobeses deben votar al PSOE el domingo?

–Gran parte de los progresos más importantes que se han llevado a cabo en esta provincia en las últimas décadas han coincidido con los gobiernos de Felipe González, José Luis Rodríguez Zapatero y Pedro Sánchez. En estos últimos diez meses, de manera muy intensa, hemos desbloqueado algunos asuntos importantes. Ahí están el Cercanías de Córdoba, los estudios previos de la N-432 o todo lo que se refiere a la Política Agrícola Común (PAC), en la que como ministro de Agricultura estoy muy implicado, y que ha supuesto para el sector primario de Córdoba una cifra récord de 1.350 millones de euros. Esa perspectiva de un gobierno democrático, constitucional, abierto al futuro y capaz de hacer conciliable el rigor económico con la política social es lo que hace que el PSOE merezca ser votado por los cordobeses.

–Durante la campaña se ha dado preferencia, también en Córdoba, a asuntos de política territorial o a cuestiones como los pactos. ¿No se están dejando a un lado los temas que afectan directamente al ciudadano de a pie?

–Los cordobeses, como españoles, se preocupan de dos asuntos. Por una parte, de su vida cotidiana. El patriotismo tiene que manifestarse también en medidas como el incremento del salario mínimo interprofesional a 900 euros o la restitución de los derechos sociales recortados por el PP durante la crisis. Es una forma real de progreso y de compromiso con los ciudadanos. Pero no quisiera dejar de lado un asunto que preocupa también a muchos ciudadanos como es Cataluña, donde hay un problema de convivencia. Los independentistas no quieren dialogar con aquellos que no lo son y hay un serio problema político que se ve con preocupación en el conjunto de España. El PSOE ni va a consentir ningún referéndum de independencia ni con el PSOE se va a producir ninguna declaración de independencia. Somos un partido profundamente constitucionalista, tenemos 140 años de historia y siempre hemos luchado por la libertad, la democracia y la Constitución cuando incluso ésta no existía.

"Sorprende que el PP reclame ahora el desdoble de la N-432 cuando no ha hecho nada en siete años"

–¿Cuáles son sus compromisos con Córdoba para los próximos cuatro años?

–Ya he tenido la fortuna de representar a Córdoba en Sevilla, en Madrid y en Europa. Córdoba siempre ha sido mi lugar de vida y mi punto de encuentro, aquí tengo mi vida personal y mi actividad política. Lo que pretendo es poner al servicio de Córdoba todo mi hacer político y profesional.

–Se refería antes al anteproyecto para el desdoble de la N-432, una carretera con un índice de siniestralidad muy alto. ¿Cuál va a ser el futuro de la Granada-Badajoz en el caso de que el PSOE siga en el Gobierno?

–Es un viejo proyecto la construcción de la A-81. Se divide en tres zonas: desde Badajoz a Espiel, a Córdoba y hasta Pinos Puente. Ya hemos reactivado algo que estaba parado al encargar los estudios previos y que sorprendentemente nos reclamaba el PP, que ha estado siete años sin hacer nada. De hecho, los anteriores se realizaron durante el mandato de Rodríguez Zapatero y caducaron.

–Del Cercanías entre Palma del Río y Villa del Río sigue sin saberse nada. ¿Qué va a pasar con este corredor ferroviario si Pedro Sánchez sigue en la Moncloa?

–Es un proyecto interesante para el futuro y hay que hacerlo. Ya hemos puesto en marcha el tramo de Córdoba capital, que no era en absoluto una certeza y evidentemente lo vamos a estudiar y desarrollar. No quiero dejar de mencionar que el AVE es un logro de los socialistas, aunque algunos han perdido la memoria. Ha sido una de las claves del salto adelante de Córdoba en estos años.

–¿Propuestas para evitar que muchas zonas de España, entre ellas Los Pedroches y el Alto Guadiato en Córdoba, se sigan despoblando?

–Primero, que haya una PAC que apoye a nuestros agricultores y ganaderos y al conjunto de quienes viven en las zonas rurales. Porque esta actividad, junto a la silvicultura o la caza, son aspectos fundamentales para el desarrollo de estas zonas. También hay que tener en cuenta ámbitos complementarios como la industria agroalimentaria, el que vendamos no solo productos obtenidos del campo, sino transformados, significa más valor añadido, más riqueza y la creación de empleo. Como lo es también la ampliación del turismo, pues cada vez hay más gente interesada en conocer el conjunto de nuestro territorio más allá de las capitales. También hay que impulsar la incorporación de los jóvenes a la agricultura, que es uno de los objetivos de la próxima PAC que ahora se negocia.

"En esta campaña en el PSOE hay un solo propósito y no he percibido ninguna diferencia interna"

–Ha hablado de conseguir más valor añadido, una de las asignaturas pendientes del campo cordobés. ¿Cómo lo va a conseguir?

–Hablamos del mercado español, de la Unión Europea y del internacional. Tenemos una de las agriculturas más variadas y potentes de España, con 1.350 millones de resultado en la pasada campaña. Ahora bien, eso no significa que no haya problemas, como ha ocurrido en citricultura, también en el ámbito internacional. La clave es una mejor organización del sector y de los productores y evidentemente teniendo en cuenta la oferta y la demanda, cuáles son las inquietudes de los consumidores.

–Lidera una lista confeccionada por el partido que ha obtenido críticas por aprobarse al margen de lo que solicitaba la militancia. ¿Qué perspectivas tiene en este contexto el próximo domingo?

–Muy buenas. Mucha gente me ha parado por la calle diciéndome que jamás ha votado al PSOE y que en estas elecciones sí lo va a hacer. Es un síntoma muy bueno. Quienes participamos en campañas electorales sabemos percibir cuándo el viento sopla a favor y cuándo en contra. Y en este caso sopla a favor, aunque me gusta ser muy realista, pues solo cuenta el voto depositado en la urna, ante la que todos los ciudadanos somos iguales. La opción es si queremos para España un tripartito de derechas como el que hay en Andalucía, entre PP, Vox y Ciudadanos, o un gobierno encabezado por el PSOE que es europeo, moderno y que haga conciliable el crecimiento ecológico con la justicia social y la lucha contra la desigualdad.

–¿Se han superado ya las diferencias entre sanchistas y susanistas en el partido?

–En esta campaña hay un solo propósito, que es lograr el mejor resultado. Es un objetivo compartido por todos en el partido y no he percibido ninguna diferencia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios