Debate 10-N

Las encuestas erizan a Albert Rivera

  • El líder de Ciudadanos crece a lo largo de un debate decisivo para los intereses de su partido.

Albert Rivera, durante el debate. Albert Rivera, durante el debate.

Albert Rivera, durante el debate. / EP

El líder de Ciudadanos respiró al final del debate tras un inicio dubitativo en un debate que se alargó hasta la una de la madrugada. Los momentos más centristas, en un cruce posterior a Franco, fueron los mejores para el político catalán.

Los druidas de la demoscopia aseguraron antes de las 22:00 que el debate podría mover el voto de los indecisos. Albert Rivera lo sabía y apeló a los telespectadores... con un adoquín en la mano. Con las encuestas naranjas en caída libre, volvió el atrezzo, habló de su hija y de su familia emigrante en Cataluña, pero destacó su agresividad con sus socios en el Parlamento andaluz, tanto los que tienen de compañeros en San Telmo, como a los externos de Vox.

Sólo hubo concordia cuando Sánchez sacó el comodín de Vox y se alió con Casado para afear a Sánchez los trapos sucios del PSOE... en Andalucía. De hecho, su mejor momento fue el de regeneración, cuando volvió a airear el caso ERE. A partir de ahí, retomó el vuelo con la pelea entre las dos Españas, la de Iglesias y la de Abascal.

Las frases de Albert Rivera

[A Casado] ¿Usted con quién gobierna en Andalucía?

[A Sánchez] Para no hablar de los ERE, sacamos los huesos de Franco”

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios