Atentado

¿Quién es el francotirador que quería matar a Pedro Sánchez?

  • Introvertido, aficionado a las armas pero tirador mediocre y vigilante de seguridad durante más de 30 años, el detenido es hijo del último alcalde franquista de Rubí, en Barcelona

Manuel Murillo, tirador que supuestamente quería atentar contra Pedro Sánchez. Manuel Murillo, tirador que supuestamente quería atentar contra Pedro Sánchez.

Manuel Murillo, tirador que supuestamente quería atentar contra Pedro Sánchez.

Comentarios 2

Hijo del último alcalde franquista de Rubí (Barcelona), el detenido en Tarrassa (Barcelona) por querer matar al presidente Pedro Sánchez es un hombre introvertido aficionado a las armas, aunque tirador mediocre, con más de tres décadas de experiencia como vigilante de seguridad.

Así lo definen personas del entorno de Manuel Murillo Sánchez, vecino de Tarrassa (Barcelona) de 63 años que se encuentra en prisión preventiva tras ser detenido por los Mossos d'Esquadra por anunciar en un grupo de WhatsApp su intención de atentar contra Pedro Sánchez en venganza por la exhumación de Franco del Valle de los Caídos.

El detenido, que frecuentaba a personas de extrema derecha, es hijo de Manuel Murillo Iglesias, el último alcalde franquista de Rubí, cargo que ocupó de 1962 a 1979. Murillo, que llevaba 30 años trabajando de vigilante de seguridad para varias empresas, disponía del permiso de armas C y, además, su afición al tiro olímpico lo llevó a apuntarse a un club deportivo del Vallès, donde lo definen como un competidor "mediocre".

En el registro de su domicilio en Terrassa, los Mossos d'Esquadra le hallaron un arsenal con 14 armas largas y cortas, algunas de guerra, que le habrían permitido disparar a un blanco hasta a 1.500 metros de distancia. Las armas no son la única afición de Manuel Murillo: fue campeón de España de atletismo de 100 kilómetros y en su perfil de Facebook confiesa que entre sus hobbies figuran además el submarinismo, el montañismo, pasear por la playa con sus perros y el karaoke.

Definido por quienes lo conocían como una persona introvertida y a veces fanfarrona, Manuel Murillo aseguró a sus compañeros del chat de Whatsapp que estaba dispuesto a "sacrificarse" por España y que no temía a las consecuencias que podría acarrearle el magnicidio.

El juez, que lo investiga por los delitos de conspiración para cometer atentado contra el jefe del Gobierno, tenencia ilícita y depósito de armas y explosivos e incitación al odio, quiere aclarar si sus "capacidades mentales" pudieron influir en sus propósitos de atentar contra Pedro Sánchez.

El francotirador de Tarrassa no cuenta con antecedentes penales y las personas que lo conocían no ocultan su sorpresa por su detención, puesto que siempre lo han considerado un hombre "pacífico" y "tranquilo". El Club de Tiro Tarrassa al que pertenecía decretará su expulsión como socio de la entidad.

El presidente del Club, Manuel Moreno, se ha mostrado "muy sorprendido" al conocer la noticia porque el detenido parecía una persona "pacífica y tranquila". "No era mal compañero" aunque era "un poco raro" y "no se relacionaba mucho con el resto de los socios", ha añadido Moreno, que no había detectado ningún comportamiento extraño en Manuel M. S. hasta hace diez días, cuando los Mossos preguntaron por él a la entidad y la Junta del Club le abrió un expediente disciplinario.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios