Instituciones Penitenciarias

Los seis presos de ETA en Sevilla-II pasan a un módulo con los reclusos comunes

  • Hasta ahora se encontraban en primer grado penitenciario, el más severo

Gurutz Aguirresarobe, el asesino de Joseba Pagazaurtundua, preso en Sevilla-II. Gurutz Aguirresarobe, el asesino de Joseba Pagazaurtundua, preso en Sevilla-II.

Gurutz Aguirresarobe, el asesino de Joseba Pagazaurtundua, preso en Sevilla-II. / EFE

Los seis presos de ETA que actualmente cumplen condena en la prisión de Sevilla-II, en Morón de la Frontera, dejarán en los próximos días el módulo de máxima seguridad en el que hasta ahora estaban confinados para pasar a un módulo que compartirán con otros presos comunes, según han confirmado a este periódico fuentes próximas a esta prisión.

De los seis miembros de la banda terrorista que cumplen su condena en la cárcel de Morón, a uno de ellos el juzgado de Vigilancia Penitenciaria le ha concedido la medida de flexibilidad que establece el artículo 100.2 del reglamento penitenciario, que señala expresamente que “con el fin de hacer el sistema más flexible, el Equipo Técnico podrá proponer a la Junta de Tratamiento que, respecto de cada penado, se adopte un modelo de ejecución en el que puedan combinarse aspectos característicos de cada uno de los mencionados grados, siempre y cuando dicha medida se fundamente en un programa específico de tratamiento que de otra forma no pueda ser ejecutado”. Se trata de una medida “excepcional” que debe ser ratificada por el juzgado de Vigilancia, como ha ocurrido en este caso.

En cuanto a los otros cinco presos de la banda, éstos han pedido su participación en otras actividades del centro penitenciario, por lo que teniendo en cuenta que tienen un “buen comportamiento” y están “adaptados al régimen penitenciario”, desde la dirección de la prisión se les ha permitido que puedan participar en dichas actividades, para lo cual se va a permitir que progresen desde el primer grado en el que estaban –el más estricto– para poder compartir módulo con otros internos, según han precisado las fuentes consultadas por este periódico.

De esta forma, a partir de este miércoles y en los próximos días, los seis presos de la banda irán pasando de su actual módulo de máxima seguridad al módulo 7 de la cárcel de Morón.

Las mismas fuentes han señalado que a estos internos de la banda se les permitirá asimismo que puedan permanecer por las tardes en sus celdas, una medida que aunque requiere una autorización especial, se viene permitiendo desde que comenzó la pandemia del coronavirus.

Desde 2009, unos meses después de la inauguración de la prisión, todos los miembros de ETA presos en Sevilla cumplen condena en Morón.

Entre los seis presos de ETA que quedan en Morón destaca Ignacio Arakama Mendía, Makario, de 69 años, líder histórico de la banda, que fue jefe del sanguinario comando Madrid y uno de los tres interlocutores de ETA en las conversaciones de Argel. En la misma prisión permanece Asier Arzalluz Goñi, alias Santi, de 43 años, condenado por ser el autor material del asesinato del funcionario de prisiones Máximo Casado, el 22 de octubre de 2000 en Vitoria.

Los otros presos de la banda que cumplen condena en Morón son Iker Olabarrieta Colorado; Gurutz Aguirresarobe Pagola, considerado el autor material del asesinato del jefe de la Policía Local de Andoain, Joseba Pagazaurtundua; Garikoitz Etxeberria, relacionado con dos zulos lleno de explosivos que fueron hallados en Vizcaya en 2006; y Juan María Etxabarri Garro, que fue concejal de Euskal Herritarrok (EH) en el Ayuntamiento de Pamplona.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios