España

La sesión de control se convierte en un debate electoral

  • Pedro Sánchez hace balance de su mandato frente a las críticas de la oposición.

  • "Empaquete el colchón, porque lo sacará de La Moncloa en dos meses", le aconseja Casado.

Pedro Sánchez durante la sesión de control. Pedro Sánchez durante la sesión de control.

Pedro Sánchez durante la sesión de control. / EFE

Comentarios 3

El adelanto de las elecciones generales ha centrado la penúltima sesión de control de la legislatura. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha hecho balance de su breve mandato mientras ha recibido numerosas críticas de los portavoces del resto de grupos. Ha parecido más un debate electoral que una sesión de control al Ejecutivo.

Uno de los más críticos ha sido el líder del PP, Pablo Casado, quien se ha mostrado convencido de que su partido ganará las elecciones para "recuperar la dignidad de España" y le ha dado un consejo a Sánchez: "Empaquete el colchón, porque lo sacará de La Moncloa en dos meses", ha dicho Casado a Sánchez aludiendo al pasaje del libro del presidente del Gobierno en el que admite que su primera decisión al llegar a La Moncloa fue cambiar el colchón de su dormitorio.

El presidente ha reprochado por su parte a Casado que base su oposición en "el insulto y la mentira"."Ojalá el próximo 28 de abril la mentira y la crispación salgan de la vida política con usted derrotado en las urnas", le ha espetado Sánchez a Casado.

Sánchez ha hecho, en su primera respuesta a Casado, un "balance razonable y positivo" de su Gobierno, que ha estado pendiente de los intereses generales al contrario que el anterior, tan "pendiente de defenderse en los tribunales" por los casos de corrupción.

También ha subrayado que en estos meses se ha consolidado el crecimiento, se ha creado empleo, se han consolidado las cuentas o se ha redistribuido el crecimiento con políticas sociales. Ha reiterado que les habría gustado hacer más cosas y ha insistido en que si tras el 28 de abril vuelve a tener la confianza de la Cámara para ser presidente traerá unos presupuestos sociales que es "lo que realmente necesita" la sociedad española.

En este tenso cara a cara, jaleado por los diputados de una y otra bancada, Casado ha hecho por su parte una lista de reproches sobre la gestión del Ejecutivo de Sánchez.

"Nadie hizo tanto daño España nunca en tan poco tiempo", ha dicho Casado pronunciando la misma frase que utilizó ayer el portavoz del PP en el Senado, Ignacio Cosidó, en la sesión de control de esa Cámara.

Ha acusado así al presidente de haber intentado "vender la nación a quienes quieren destruirla" y haber prometido indultos, retirar la acusación de rebelión a los procesados del procés e incluso haber aceptado el derecho de autodeterminación que reclamaban los independentistas si no fuera porque el propio PP lo denunció.

Tras insistir en que Sánchez no renuncia a volver a pactar con los independentistas, también ha lamentado que los socialistas hayan tenido tiempo de "pinchar la economía" y les ha echado en cara el "efecto demagógico llamada" que ha provocado el aumento de la llegada de inmigrantes ilegales.

"Ahora que sabemos en esa la feria de las vanidades que le han escrito cuál fue su primera decisión como presidente del Gobierno le recomendamos que empaquete el colchón porque lo sacará de la Moncloa en dos meses; vamos a ganar elecciones para recuperar la dignidad de España", ha dicho Casado aludiendo al libro del presidente.

En ese libro, Manual de resistencia, Sánchez cuenta que lo primero que decidió fue cambiar de colchón antes utilizado por Mariano Rajoy por aquello que dice el refrán de que "dos que duermen en el mismo colchón acaban siendo de la misma opinión". "Qué nivel señor Casado", ha lamentado Sánchez tras escuchar al líder del PP.

Podemos y el pacto de Toledo

La intervención de Podemos tampoco ha amable. Irene Montero se ha estrenado en la recta final de la legislatura con su primera pregunta al jefe del Ejecutivo, a quien ha acusado de haber traído a España los recortes "por la puerta de atrás", lo que ha servido a Sánchez para afirmar que se nota que ha llegado la precampaña electoral.

Para sustentar su acusación, Montero le ha pedido a Sánchez que confirme si ha dado la orden "secreta" a sus ministerios de "no gastar más del 50 por ciento de lo presupuestado en los presupuestos" prorrogados del Gobierno de Mariano Rajoy, aunque el presidente ha eludido la respuesta a esta pregunta.

Irene Montero, que ha ejercido de jefa de filas de Unidos Podemos en ausencia de Pablo Iglesias que disfruta de su permiso de paternidad, ha pedido a Sánchez que rectifique y que deje de "aplicar por la puerta de atrás estos recortes, que son exactamente igual" -ha dicho- que los que aplicaba el exministro Cristóbal Montoro con el Gobierno del PP.

"Imponer estos recortes es la prueba más evidente de que ustedes no son de fiar y que cuando creen que nadie les ve se comportan como el PP del señor Montoro, exactamente igual", ha espetado la portavoz tras pedir al presidente una rectificación.

Según Irene Montero, "todo el mundo sabe" que si Sánchez "lo necesita va a volver a pactar" con "estos señores" -en alusión a Cs y el PP-, por lo que sólo el voto a Unidos Podemos es el "voto útil" para que no gobierne ninguna de las "tres derechas de Colón".

"Es evidente que estamos en precampaña electoral, señora Montero, y que el planteamiento que ha hecho ha sido más de cara a esa campaña electoral que un relato fidedigno de lo que ha pasado estos ocho meses", le ha replicado el presidente del Gobierno, quien también le ha agradecido "y mucho" a Unidos Podemos el apoyo que ha dado al Ejecutivo.

Para Sánchez, el balance que ha hecho Irene Montero -quien ha dicho que salimos de estos ocho meses con una situación grave, con la ruptura total del diálogo en Cataluña y los presupuestos de Rajoy aplicándose- no se corresponde con la realidad.

El presidente ha presumido de la subida del salario mínimo, la reversión de los recortes en educación, la universalización de la sanidad, el impulso al pacto contra la violencia de genero, la lucha contra la precariedad y el aumento del empleo digno, el impulso a la ciencia y la derogación del impuesto al sol.

El independentismo catalán

Por otro lado Sánchez ha eludido responder  a la pregunta del líder de Ciudadanos, Albert Rivera, si tras las próximas elecciones generales, estará dispuesto a negociar con los independentistas y a indultar a los que sean condenados por la Justicia.

Rivera ha pedido a Sánchez que explique si está dispuesto a negociar con los partidos independentistas en una mesa al margen de las instituciones "con un mediador y con 21 puntos inaceptables para la democracia española", los que le planteó el presidente de la Generalitat, Quim Torra, en diciembre.

Asimismo, le ha exhortado a comprometerse ante la Cámara a que "nunca indultará" a los líderes separatistas que sean condenados por los tribunales en relación con el proceso soberanista, a los que ha calificado de "golpistas", por "un pacto entre amigos y socios políticos".

El jefe del Ejecutivo, que no ha contestado a las preguntas de Rivera, ha aprovechado para reprocharle que haya establecido un "cordón sanitario" para no pactar con el PSOE tras los comicios generales del 28 de abril y le ha acusado de cambiar "la chaqueta de supuesto liberal" por la de la "ultraderecha". (

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios