Feria

La OCAL 'revive' el viejo oeste de los Estados Unidos

  • La Orquesta Ciudad de Almería, dirigida por Michael Thomas, celebra una exitosa cita con la Feria

  • Cerca de 4.000 personas se congregan en el parque de Las Almadrabillas

El cielo se llenó de color al final de la segunda pieza, ‘Sinfonía del nuevo mundo (I movimiento). El cielo se llenó de color al final de la segunda pieza, ‘Sinfonía del nuevo mundo (I movimiento).

El cielo se llenó de color al final de la segunda pieza, ‘Sinfonía del nuevo mundo (I movimiento). / Ricardo García

La Orquesta Ciudad de Almería fue fiel a su exitosa cita con la Feria de Almería. Cerca de 4.000 personas llenaron el recinto de conciertos del Parque de las Almadrabillas, de las cuales 3.000 fueron ocupando sus asientos desde las ocho y media en un goteo incesante desde que se abrieron las puertas. El resto buscan el mejor sitio y suerte tuvieron porque algunos tuvieron que escuchar el concierto desde el exterior. No se puede superar el aforo por motivos de seguridad.

El concierto, que dio comienzo pasadas las diez de la noche, arrancó con el famoso tema Suite Billy El Niño de A. Copland. A partir de ahí se fueron sucediendo otras sinfonías, todas relacionadas con la música y cultura estadounidense en las que se evoca el pasado de los nativos americanos.

Este año, la OCAL ha querido que el público reunido en el parque de las Almadrabillas viajara a tiempos pasados, en particular, a la época del Wild West. Ello se consiguió gracias a un amplio repertorio, que ha sido elegido con mimo por su director Michael Thomas. También a una puesta en escena peculiar gracias a la participación de un grupo de actores de Oasys MiniHollywood de Tabernas. Más de una veintena de figurantes que llevaron a cabo varios espectáculos de teatro y baile durante las diferentes sinfonías. Sin olvidar el trabajo de los técnicos que sin ellos un montaje de estas característica no brillaría igual.

Tras sonar la primera pieza (Suite Billy El Niño) llegaron otras obras como Sinfonía del Nuevo Mundo (I Movimiento) que compuso Antonín Dvorák, como "una llamada a América", explicó Michael Thomas durante el resumen que ofreció al público sobre el repertorio seleccionado para este concierto, en el que quedó patente que la experiencia y dedicación absoluta son necesarias para conseguir una actuación sorprendente y llena de magia.

El Salón México fue la tercera pieza interpretada por la Orquesta. Después el II movimiento de la Sinfonía del Nuevo Mundo, y tras ésta sonó On the Trail (Suite del Gran Cañón) de F. Grofé, , arreglista de Gershwin y cuya música describe a la perfección el movimiento relajado de las caravanas en las múltiples inmigraciones en busca de tierras fértiles. El programa continuó con el III Movimiento de Sinfonía del Nuevo Mundo.

El público también disfrutó de Nana Mexicana, basada en una melodía de Sabre-Marroquin interpretada por Henrzyk Szyering. Aquí resaltar que esta pieza es obra del director de la OCAL Una obra que ha sido estrenada durante este concierto, que ha contado con más de 70 músicos sobre el escenario.

Hoe Down (también del compositor estadounidense más importante del siglo XX, A. Copland) cerró este concierto con el que de nuevo la Orquesta Ciudad de Almería deleitó a todos los asistentes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios