Feria

Ruiz Manuel será el primer torero en la historia de los pregoneros

  • “Creo que es el reconocimiento por haber llevado el nombre de Almería donde he toreado. Siempre me he considerado un embajador de Almería. Muchos estarán pendientes pero no me asusta el reto”

Comentarios 0

La Feria de 2008 va a suponer para Ruiz Manuel que, fuera del ruedo, sea distinta. Y para los anales pues será el primer torero de la historia de la tauromaquia almeriense que es pregonero de sus fiestas.

A escasas horas del acontecimiento, que tendrá lugar en Puerta Purchena a las ocho de la tarde del sábado, acude a nuestra cita. Lo encuentro tranquilo y, creo, que con las ideas muy claras de lo que debe ser ‘su’ pregón.

La obligada pregunta de cómo se le comunicó el honor es respondida con una sonrisa y con gestos de gratitud y asombro. “Me llamó el Alcalde y me dijo que me iba a dar un susto. No me podía creer lo que me estaba diciendo. Casualmente estaba trabajando de lleno en el pregón que también he dado en las Fiestas de El Zapillo. Casi inmediatamente le dije que sí. Lo siento como una responsabilidad. Un cargo importante del que me he dado cuenta que recibes más de lo que das. Sinónimo de reconocimiento de todo el mundo. Y que muchos van a estar pendientes. La verdad es que no me gusta ser indiferente. No me asusta el reto”.

Tiene claro su cometido ya que considera que el ser representante honorífico de abrir la feria, “lo entiendo que por mis logros y por la influencia que pueda suponer mi persona”.

En un intento de sonsacarle la filosofía de sus palabras para el pregón, se limita a decirme que “quiero que vean a un almeriense, ser sincero, que no vean solo al torero sino al ciudadano, directo y sin alardes de intelectualidad, pregonar la Feria sin que pase desapercibido. Me gustaría aportar algo y que la gente se sienta representada. Que haya sintonía con las Fiestas, con lo almerienses y los foráneos. Y destacar, por supuesto, nuestra hospitalidad”.

Le pregunto si puede ser un buen momento para reivindicar una Almería mejor, y con la celeridad que provocan las ideas claras, de forma tajante, contesta que “no quiero que sea un mitin, pero si mis palabras aportan algo, mejor, siempre que se consiga que Almería sea más conocida por la gente”.

El que a Ruiz Manuel se le otorgue el honor de ser pregonero debe ser motivado en la Corporación. Y así lo siente. “Creo que es el reconocimiento de haber llevado el nombre de Almería donde he toreado. Siempre me he considerado un embajador de mi tierra, entre otras cosas, exigiendo en los carteles mi nombre unido al de Almería. También un reconocimiento a mi trayectoria”.

Tal honor se intuye que debe ser un motivo de impulso en el ánimo y en las ganas, “no repercute especialmente aunque si es una cosa más que ocurre en mi vida. El reconocimiento lo tengo continuo en el trato con la gente en la calle”.

“Hay que agradecer al alcalde el que se fije en un torero para ser pregonero pues lo entiendo como un homenaje a la tauromaquia almeriense”. Y se despide con celeridad, “me voy a entrenar”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios