Procesión

La Virgen del Mar sale al encuentro de los almerienses

  • En un nuevo recorrido obligado por las obras de la ciudad, la Patrona de Almería recibió el cariño de miles de personas que se congregaron al paso del cortejo procesional, acompañado por tres bandas

Comentarios 4

Si a lo largo del año son los almerienses los que acuden al santuario de la Virgen del Mar para expresarle su fe y devoción, ayer fue la Patrona de la ciudad la que salió al encuentro de todos los almerienses en un triunfal paseo por las calles del centro de la capital. En esta ocasión, las obras han obligado a modificar el itinerario haciendo que por primera vez el cortejo procesional pasara por la nueva Plaza de Pablo Cazard y Conde Ofalia, ante la redacción del Diario de Almería.

Tras una oración del obispo de la Diócesis, Adolfo González Montes, que participó en la procesión junto a un numeroso grupo de seminaristas, dominicos y los miembros del Cabildo Catedral, se puso en marcha el cortejo procesional con la cruz de guía, portada por Rafael Bieito, y una amplia representación de todas las hermandadades y cofradías de la ciudad, así como las de la Santa Cruz de Canjáyar, San Sebastián de Fiñana y Santo Sepulcro, Jesús Nazareno, y San Juan Evangelista, de Gádor, que participó con estas tres hermandades por la estrecha relación del hermano mayor de la Virgen del Mar, Elías García Amat, con dicha localidad.

Los miembros de la junta de gobierno de la hermandad patronal y el prior de los Dominicos, Fray Justo Cuberos, precedieron a los jóvenes que portaban los ciriales anunciadores del paso de la Virgen. José Luis González, Emilio Romero, Miguel Revueltas, Alberto Fernández, Alejandro Gómez, Javier Ortiz y Alaín Fernández fueron los jóvenes que llevaron los ciriales, dirigidos por el pertiguero Javier Abad.

Siguiendo el horario establecido, pasados 45 minutos sobre las siete de la tarde el capataz José María Campos dio el primer toque de campana al paso de la Virgen, haciendo que los 54 horquilleros arrimaran el hombro con pasión bajo los varales. Con los sonidos del himno nacional y de los cohetes lanzados desde la plaza, la Virgen salió a la calle entre vítores y los emocionados aplausos de una multitud que se congregó a lo largo de todo el recorrido.

José Antonio Miras y José García colaboraron con Campos para dirigir el trono de la Patrona por su nuevo recorrido que la llevaría por el casco antiguo hasta la Puerta de Purchena para descender por el Paseo y llegar a la Plaza Circular. En este punto, Monseñor González Montes elevó una oración mientras la imagen, con el manto donado por la reina Isabel II y engalanada con nardos, era dirigida hacia el mar y se cantó el himno compuesto por Manuel del Águila.

Una gran ovación refrendó este emotivo momento tras el que el cortejo procesional continuó en su camino de regreso al templo. Por vez primera fueron tres las bandas de música que acompañaron el cortejo. Desde Granada llegó la Agrupación Musical de Ntro. Padre Jesús de la Salud; desde Sorbas lo hizo la Banda de Música Santa Cecilia; y por parte de la ciudad participó la Banda Municipal bajo la dirección de Juan José Navarro.

Acompañando a la camarera mayor, Conchita Alarcón, Carmen Méndez, Adela Requena y la concejala Gema Pradal, entre otras, vistiendo con gran elegancia mantilla española. El apoyo a la manifestación religiosa que cerró la Feria de 2009 fue absoluto por parte de las autoridades almerienses, destacando la Corporación Municipal, presidida por el alcalde Luis Rogelio Rodríguez-Comendador; y la Provincial, presidida por Juan Carlos Usero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios