Feria

A la calle, sin prisa pero sin pausa

  • La gente tienen ganas de pasarlo bien en la Feria del Mediodía y eso se nota · Con una cerveza o vino en las manos las sonrisas afloran a las caras de las personas dejando un reguero de alegría a lo largo de las calles del centro

Comentarios 6

Sergio descansaba en uno de los bancos del Paseo de Almería, hace calor y lleva desde que el alcalde dio el pistoletazo de salida a la Feria del Mediodía, de un chiringuito a otro, con su grupo de amigos.

Hace calor y mientras que algunos han decidido vivir los días de Feria con intensidad y frenetismo, hay algunos que prefieren canalizar sus fuerzas para intentar que el cuerpo aguante hasta el final de la semana, sin perder una pizca de alegría e intensidad.

Pese a que mucha gente lamenta la falta de ambiente por las calles del centro, los ambigús del Paseo, de la Plaza Flores, la plaza Pablo Cazard y la de San Pedro ya se encontraban llenos ayer de turistas y autóctonos que se citaron a partir de las 13:00 horas, y sin un final de la diversión previsto.

Risas, cante y muchos volantes invaden ya el centro para anunciar al mundo entero que los mediodías de la Feria de Almería son de los mejores de España y que en ellos se puede encontrar todo tipo de buena gente, con ganas de bailar y cantar.

No importa si no se conoce a mucha gente, la hospitalidad aumenta con la llegada de la Feria y es el momento propicio para olvidarse las penas y preocupaciones que tan ocupados nos mantienen durante los últimos meses.

La fiesta vuelve a se un año más el momento de reencuentro de amigos y familiares. Grupos completos procedentes de Barcelona, Madrid o, incluso, de fuera de España fijan sus vacaciones de verano en consonancia a la fecha de la Feria de Almería para poder viajar hasta aquí y rememorar etapas anteriores de sus vidas.

Pero si importante son los turistas, más lo son sin duda, las personas que hacen de anfitriones. Los almerienses son estos días los mejores guías para enseñar a los visitantes los rincones de la ciudad y sus tradiciones.

Los recuerdos salen a flor de piel durante estas fiestas. Muchos almerienses dicen mirar con nostalgia a otros años en los que, según dicen, "la Feria del Mediodía era mucho más grande y animada".

En lo corrillos se dice todos los años que cada vez menos gente va a la Feria. Sin embargo, el buen ambiente llena las calles y plazas del centro pese a las altas temperaturas que se están registrando.

Las gafas de sol tapaban ayer ya muchas caras, no sólo de las molestias de los rayos del Astro Rey, sino también para ocultar los restos de la intensa primera jornada de feria de noche que se vivió en el recinto de Avenida del Mediterráneo, el sábado.

Nadie sabe en concreto los días que pasarán por la Feria del Mediodía. Lo que sí se tiene bastante claro es que serán los máximos posibles y que se tratarán de vivir con la mayor intensidad.

Reír, pasarlo bien y olvidarse de los problemas, que es de lo que se trata son los principales deseos que ocupan las palabras de las personas que pisan la Feria del Mediodía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios