Feria

Un cierre de lujo con Esperanza Fernández

  • Soberbia Sonia Miranda y buena actuación de la bailaora Manuela Carrasco en la última jornada del Festival de Flamenco en la Plaza Vieja

Se acabó el Festival Flamenco de Almería. La 45 edición de este evento concluyó el miércoles por la noche, con una floja entrada en la Plaza Vieja, donde actuaron las cantaoras Sonia Miranda y Esperanza Fernández y la bailaora Manuela Carrasco. El recital de Esperanza Fernández de lo mejor de este Festival, junto a Sonia Miranda, que supo ganarse al público con una vibrante actuación acompañada por Miguel Ángel Cortes. Manuela Carrasco mostró su ingenio en el escenario, con un estilo de bailar que conecta.

Sonia Miranda, que es una artista con mucho poderío y una vez que encanta abrió la tercera y última jornada de este Festival que volvía tras siete años a la Plaza Vieja. Aparte de buena artista es una excelente persona y siempre que puede agradece el que cuenten con ella para cualquier festival o actuación. "Estoy contenta por estar aquí, en mi tierra donde nacieron mis niños y donde tengo a mi familia que es lo más grande; y por compartir escenario en este marco incomparable con estas grandes figuras".

Miranda quiso rendir su particular homenaje a Enrique Morente y Fernando Terremoto, dos genios del cante tristemente desaparecidos en los últimos meses. Hizo la Aurora de Nueva York del disco Omega de Enrique Morente, la bulería Luz en los Balcones y Arrullo que es una bambera del disco Garabato de la propia Miranda.

Esperanza Fernández, que no tiene nada de supersticiosa, saltó al escenario vestida de amarillo, dejando constancia de que hoy por hoy es una artista consagrada en el mundo del flamenco. Su actuación brillante y vibrante ha sido de lo mejor que ha pasado por el Festival, y eso que tuvo que pelear en algún momento de su actuación con el sonido, por culpa de una acople, que la llegó a poner algo nerviosa.

Pero al margen del sonido, dio muestra de su arte y del gran momento de voz que atraviesa. Comenzó haciendo un cante muy antiguo como la Jabera, originaria de Málaga que llegó muy bien al público. Luego hizo seguirillas y Alegrías de Cádiz. Fantástica en estos palos, la cantaora de Triana que en algunos momentos llegó a ponerse en pie, cautivando al público.

Hacía tiempo que no venía Esperanza a Almería, pero eso sí, siempre tiene buen recuerdo de la última vez. "La última vez que estuve en Almería estaba embarazada de mi David, iba con una barriga que no veas, y me trajo mucha suerte; siempre me he sentido muy bien acogida aquí, aunque venga de tarde en tarde".

Luego continuó haciendo el Tango Al Titi, donde contó con la participación de Tete Peñas y José Fernández. Luego se arrancó por bulerías, donde se puso a bailar porque se encontraba muy bien, aunque fue el momento en que el sonido comenzó a gastarle una mala pasada. El público la despedía puesta en pie, después de que la artista se hubiera dejado la esencia sobre el escenario.

La última actuación de este 45º Festival de Flamenco Ciudad de Almería corrió a cargo de Manuela Carrasco, una bailaora que estuvo acompañada por los guitarras Joaquín Amador y Eugenio Iglesias, José Carrasco en la percusión y al cante y las palmas Juan José Amador, El Rubio de Pruna y Emilio Molina. Manuela Carrasco presentó parte de su gran espectáculo Suspiro Flamenco.

La Diosa del baile como es conocida Manuela Carrasco ofrece el baile flamenco más genuino, más puro y esencial, sin artificios. Es un espectáculo donde el cante, las guitarras, las palmas y el baile se conjugan perfectamente. Buenas sensaciones tuvo el público con el baile de esta artista.

Acabó el flamenco, se recuperó la Plaza Vieja, y en general, ha sido un festival donde el público en general ha estado frío y los artistas, no se sabe la causa, tampoco conectaron al máximo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios