Feria

El mejor Rock llega a Almería

  • Las actuaciones de En Espera y Barricada precedieron a Rosendo, que fue el más aclamado por el público · Los fans disfrutaron de más de cinco horas de la mejor música de este estilo de los años 80

Comentarios 1

El rock se hizo esperar en la noche del sábado pero cuando el público pudo entrar lo hizo entusiasmado, provocando una marea de gritos y empujones. Todos estaban citados a las 20:30 horas a las puertas del concierto, pero no se pudo abrir al público hasta una hora después. La impaciencia, pues, fue la tónica durante esos momentos de expectación. Los teloneros En Espera se encargaron de calentar el espectáculo mientras los grandes de la música Rock de los años 80 esperaban su oportunidad de salir al escenario y ganarse los corazones de los miles de rockeros que se concentraron. rockeros que, por otra parte, eran de todas las edades, desde los nostálgicos cuarentones con sus hijos, hasta jóvenes que creen que la música de los 80 era de la mejor cosecha en el panorama nacional.

El grupo almeriense En Espera, con el vocalista Carlos a la cabeza, cautivaron a los espectadores con su música mezcla de los estilos Ska, Rock y Reagge. La banda estaba formada, además de los clásicos instrumentos como la guitarra o la batería, por una trompeta, un saxofón, un trombón y unos bombos que hicieron que la gente empezara a saltar disfrutando de la música. Muchos de los presentes conocía el trabajo de este grupo así que, cuando tocaron temas conocidos como Manipulación, la concurrencia empezó a vibrar con fuerza. A las 22:30 acabó el recital de la banda almeriense y a las 23:00 horas le llegó el turno a los veteranos Barricada que respondieron a los gritos y jaleos de un público cada vez más rendido. Cerca de dos horas de buena música de la banda navarra no fueron suficientes para los fans que exigieron algunas de las canciones míticas de los pamplonicas tales como Balas Blancas o Blanco y Negro. Este fue el momento de mayor efusividad de los allí congregados que lo demostraron alzando las manos, en forma de cuernos, al cielo almeriense.

Barricada terminó a las 00:30 y con su salida del escenario, llegó la calma al recinto del concierto a la espera del que, para muchos, es uno de los padres del rock de este país: Rosendo. Tuvo que esperar el público media hora para que saliera la leyenda viva y comenzara a tocar. Aunque al principio la gente parecía agotada después de horas de concierto, más tarde comenzaron a despertar conforme las canciones del músico madrileño recorrían los oídos del auditorio. La gente saltaba y gritaba entusiasmada, se hacía fotos con los amigos para inmortalizar el momento. Hubo alguna chica joven que intento, sin éxito, colarse entre bastidores pero les fue imposible debido a las medidas de seguridad establecidas para el concierto. Conforme transcurría la interpretación de Rosendo, el olor a cannabis se iba desplazando por los sentidos del olfato y los litros de cerveza, y de todas las bebidas alcohólicas, se deslizaban por el gaznate de los asistentes, el compadreo se elevo hasta la enésima potencia permitiendo un disfrute colectivo de los apasionados del Rock&Roll.

Cuando parecía que el concierto tocaba a su fin, algunas de las canciones con más fuerza de Rosendo hicieron acto de presencia en Almería, lo que provocó el auténtico delirio de los espectadores. Canciones de la talla de Picaporte, Agradecido y las míticas Maneras de vivir y Flojo de Pantalones. El concierto se recordará en las mentes de los asistentes por mucho tiempo, eso seguro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios