Homenaje de Cajamar a Juan del Águila “El campo no sería lo que es sin Juan del Águila”

  • Emotivo homenaje al fundador de la caja, con un minuto de silencio y una semblanza con imágenes históricas

Homenaje a Juan del Águila

Hoy se celebraba el primer gran acto público de Cajamar tras el fallecimiento de su fundador, Juan del Águila, el pasado 30 de noviembre. Y, como era de esperar, la presentación del informe de la campaña hortofrutícola también se ha convertido en un momento muy especial para que la caja rural rindiese un emotivo y merecido homenaje al ilustre abogado fundador de la entidad.

Nada más comenzar el acto, el presidente de Cajamar, Eduardo Baamonde, recordó que “la caja le debe prácticamente todo”. Y añadió que “nos dejó una misión, ser un instrumento útil al servicio de este sector”, y a fe que la entidad lo está llevando a cabo.

“El campo no sería lo que es hoy sin Juan del Águila”, apuntó Baamonde, que añadió que el sector agroalimentario apenas existía hace 50 años en Almería y Del Águila ha sido, sin duda, uno de los impulsores para que hoy sea el motor principal económico y social de toda una provincia.

“No hemos hecho otra cosa más que empezar, como él decía siempre”, apostilló finalmente, parafraseando al fundador de Cajamar, tras lo cual, invitó a todos los presentes a guardar un minuto de silencio como tributo a su figura y al gran legado que ha dejado para la historia de Almería. Un respetuoso minuto, que sólo se rompió con los aplausos de los presentes en la sala.

El director de Innovación Agroalimentaria, Roberto García Torrente, dio continuidad a este homenaje al final de la presentación del análisis de Cajamar, con la exposición de una serie de fotos históricas de Juan del Águila, así como de los principales hitos históricos de la caja rural, desde su puesta en funcionamiento, las primeras asambleas, así como las aperturas de oficinas en el interior de los municipios, consideradas una fiesta para los pueblos que las albergaban o la riada que arrasó gran parte de la provincia y Murcia en 1973, que supuso el primer gran impulso para la caja, pues a través de las gestiones que llevó a cabo Juan del Águila con el Ministerio de Agricultura, logró liquidez para ofrecer financiación para los damnificados y que estos pudieran levantar sus estructuras y recuperar sus explotaciones.

García Torrente fue el encargado de comentar las imágenes, aportando su punto de vista personal, por la cercanía que siempre ha mantenido con el fundador de Cajamar. "Don Juan (del Águila) se rebeló contra el sistema de venta 'al te veré', que se hacía con naranjas, por ejemplo, con el que muchos venían a comprar y ya se vería cómo y cuándo se pagaban", dijo. "Él impulsó la creación de cooperativas, siempre fue muy pillo", lo definió, en el buen sentido de la palabra.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios