Finanzas

Coprohníjar inicia las obras de su fortín ecológico, que estará listo en septiembre

  • Cuenta con 15.000 metros cuadrados para el manipulado, envasado y almacenado

Juan Segura, presidente de Coprohníjar. Juan Segura, presidente de Coprohníjar.

Juan Segura, presidente de Coprohníjar.

Situado en el paraje de Los Pipaces, en San Isidro, la cooperativa Coprohníjar, pulmón agroalimentario del municipio de Níjar, ya ha comenzado las obras del que serán su ‘fortín’ para el producto exclusivamente ecológico, en el que ha crecido vertiginosamente en los últimos dos años con el objetivo de satisfacer esta creciente necesidad en el mercado.

La cooperativa invertirá para esta infraestructura, que apuntan estará lista para septiembre, un total de 8 millones de euros. Además del espacio, la firma ya se ha provisto maquinaria de última generación adecuada para la manufactura de tomate, calabacín y pepino ecológico.

Referente desde su creación, hace ya algo más de 30 años, la firma nijareña cuenta actualmente con una superficie de cerca de 90 hectáreas, y se prevé que para la próxima campaña esa cantidad ascienda hasta las 140, un salto muy importante que va a suponer que el 30% de la superficie productiva sea en este formato.

El objetivo de Coprohníjar es mejorar la calidad del producto, y por tanto aumentar la exportación, pues en torno al 97% de su cifra de negocios procede de las ventas en el viejo continente.

La cooperativa, tal y como recoge en un comunicado en su página web, apunta a que el aumento en la superficie ecológica que ahora tiene en reconversión y estará a pleno rendimiento la próxima campaña, supone que las hortalizas bio pasen a representar el 35% del volumen comercializado, que en 2018 ascendió a 70.000 toneladas (60 millones de euros).

Este mismo mes de febrero, Coprohníjar participó, un año más, en Fruit Logistica, feria alemana en la que cumplió con su objetivo de abordar con sus principales clientes el desarrollo de la actual campaña y donde además realizaron con ellos un análisis amplio para planificar la temporada de primavera”.

En Berlín presentaro su amplio portfolio de productos, el tomate cherry es la estrella, con el 60% de la producción total, y que incluye también otros tipos como el pera, ramo o el canario, además de sandías, donde existen dos líneas, sin semilla tradicional y mini.

Coprohníjar está formada actualmente por más de 150 socios y otros 70 colaboradores que superan las 450 hectáreas de cultivo. Dirige sus tomates, sandías, pepinos, papayas y calabacines principalmente a Alemania, Inglaterra y Francia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios