Finanzas

Denuncian en Fiscalía que la desaladora de Almería usa agua procedente de pozos

  • Juanjo Alonso asegura que el 100% se coge del mar, a través de los pozos-filtro junto a la playa

Imagen de la entrada a la desaladora de la capital almeriense. Imagen de la entrada a la desaladora de la capital almeriense.

Imagen de la entrada a la desaladora de la capital almeriense. / rafael gonzález

30 de julio de 2018. Fecha en la que la Fiscalía de la Audiencia Provincial de Almería registra el escrito en el que se pone en duda el funcionamiento de la desaladora de Almería. El documento, al que ha tenido acceso Diario de Almería, denuncia que los 21 sondeos que se encuentran en tierra firme, junto a la playa y en frente de la instalación desaladora, en el delta del Río Andarax, "tienen más de 100 metros de profundidad" y han provocado que "el acuífero del Bajo Andarax se vaya secando y que los pozos y norias de la zona próxima, más que bicentenarios, se vayan secando".

El escrito se pregunta dónde están los informes de la Universidad de Almería que decían que esta extracción de agua no iba a afectar al acuífero. "¿Qué técnico o profesional competente propone colocar una desaladora para absorber agua del mar en la desembocadura de un río con un régimen de lluvias torrenciales?", cuestiona. A lo que añade: "No, lo hace a sabiendas de que va a absorberla en tierra firme; del acuífero", pues "le saldrá con menos costes, aunque los pozos de la zona se queden sin agua". Según el documento registrado ante la Fiscalía, "si la desaladora absorbiera el agua del mar, "no habría afectado al acuífero del Bajo Andarax", reza.

Desde el Ayuntamiento de Almería se niega rotundamente que la desaladora de la capital utilice agua de sondeos para mezclarla con la de mar. "Nosotros tenemos unos pozos-filtros de donde extraemos el agua, le hacemos el proceso de desalación y se obtiene el agua, que es el mismo para los regantes que para la ciudad de Almería, así como para los municipios del Bajo Andarax, cuando lo requieran, que será más pronto que tarde", explica el concejal de Servicios Municipales, Juanjo Alonso.

El concejal asegura que es fácil de demostrar que el agua que entra en la desaladora, antes de ser tratada, procede del mar al 100%, pues se capta de "unos pozos-filtro que tenemos en la playa, frente a la desaladora; si no fuera así, el proceso no sería el mismo, el proceso de ósmosis inversa no funcionaría, no sería el adecuado", apunta.

A su juicio, el verdadero problema deriva del precio, pues hay agricultores de la zona del Bajo Andarax que se quejan de lo cara que es el agua desalada, mientras que critican que no lo es al 100%, pues afirman que el análisis del agua no es el mismo cuando sale de la desaladora que cuando llega a sus fincas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios