Nuevo revés a la industria almeriense

Junta y Ayuntamiento esperan “un giro” que haga “viable” la térmica

  • Las administraciones central, regional y municipal acuerdan buscar alternativas junto con trabajadores, vecinos y la propia compañía

  • Cambiar carbón por biomasa está casi descartado

Reunión del consejero de Hacienda con la ministra para la Transición Ecológica, el alcalde de Carboneras y representantes de Endesa y de los trabajadores. Reunión del consejero de Hacienda con la ministra para la Transición Ecológica, el alcalde de Carboneras y representantes de Endesa y de los trabajadores.

Reunión del consejero de Hacienda con la ministra para la Transición Ecológica, el alcalde de Carboneras y representantes de Endesa y de los trabajadores.

El consejero de Hacienda, Industria y Energía de la Junta de Andalucía, Juan Bravo, ha trasladado su confianza en el que, mediante el trabajo conjunto de las administraciones, la empresa y los trabajadores se podrá “dar un giro” a la central térmica Litoral con la que Endesa cuenta en Carboneras para conseguir que sea “viable”, a través de una “solución definitiva”, mantener la actividad industrial en el marco de la normativa ambiental y energética.

Así lo ha indicado el titular andaluz de Industria tras cerca de dos horas y media de reunión en el Ministerio para la Transición Ecológica en el día de ayer, donde los agentes implicados se dieron cita a petición de la ministra en funciones, Teresa Ribera, y en donde la compañía puso sobre la mesa diferentes “alternativas” para reconvertir una planta en que operan unos 400 empleados y en la que se han invertido en los últimos años unos 250 millones de euros para cumplir con las directivas europeas.

La Junta de Andalucía apoya la constitución de una mesa de trabajo en la que estarán presentes las tres administraciones, local, autonómica y estatal, así como representantes sindicales y de la empresa, para plantear de forma coordinada actuaciones de futuro para la central térmica Litoral y en la que la comunidad local tendrá una participación activa en la búsqueda de alternativas. Entre esas opciones, se estudiará la viabilidad técnica de mantener la actividad de la planta de una manera sostenible, donde el IDAE y la Agencia Andaluza de la Energía jugarán un papel relevante.

En este sentido, el consejero aputa a que, entre las diferentes opciones ofrecidas por la energética afectada por el proceso de descarbonización, se encuentran proyectos orientados al funcionamiento mediante biomasa; una alternativa que planteada por los sindicatos de la planta de As Pontes (A Coruña) en una reunión anterior no habrían sido advertidas como viables por la compañía.

El consejero andaluz insiste en que es preciso “hacer un análisis” a las diferentes alternativas. “La biomasa como tal no es la solución pero tenemos que entender lo que se ha puesto encima de la mesa, que el tema de la biomasa genera efectos directos en materia de empleo”, matizó al salir de la reunión de ayer, antes de señalar que “es una vía más para estudiar y para hablar”.

Sobre el futuro de los trabajadores, que por el momento mantienen su actividad aunque la planta lleva ya dos meses sin operar, Bravo recuerda que, según los números de Endesa, la central “pierde dinero” y ha hecho frente a una inversión “que no va a rentabilizar”.

“Si a eso no somos capaces de darle un giro, va a continuar durante un tiempo pronunciado, pero no podemos decirle a los trabajadores que esto va a ser así sin fin”, indica el consejero, quien cree que la solución pasa por hacer partícipes a los empleados e implicarlos en un “un cambio real” que afectará a todo el municipio; sentido en el que también traslada el apoyo del Gobierno andaluz a Carboneras.

El representante de la Junta, quien ha agradecido la “rápida coordinación” del Ministerio a la hora de conformar el encuentro, insiste en que, por el momento, Endesa no propone “un cierre” sino “replantear la situación” que tiene, para lo que ha recalcado el “firme compromiso” de las administraciones y de los trabajadores de “juntarnos todos” y buscar una salida “que permita de una debilidad hacer una oportunidad”.

“Una empresa que da pérdidas no tiene viabilidad”, incide el consejero, quien ha detallado que, en este caso, el alcalde de Carboneras, José Luis Amérigo, coordinará a las tres administraciones de “signo político distinto”, según ha observado antes de manifestar su interés en dar ejemplo de unión ante un “objetivo común”.

En cualquier caso, Juan Bravo ha lanzado un mensaje de tranquilidad porque Endesa, propietaria de la central, no ha anunciado el cierre de la misma y ha mostrado la disposición de todas las partes para trabajar de forma coordinada. “Se trata de hacer de una debilidad una oportunidad y que Carboneras siga teniendo actividad industrial aunque orientada hacia un nuevo modelo”, ha señalado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios