Finanzas

Puesta a punto de Vicasol con inversiones en eficiencia energética y seguridad

  • La cooperativa ya ha arrancado la nueva campaña agrícola y para ello ha destinado 5 millones de euros a modernización, mejoras y prevención de riesgos ante la COVID-19

Trabajadoras de Vicasol realizando su labor con todas las medidas de seguridad. Trabajadoras de Vicasol realizando su labor con todas las medidas de seguridad.

Trabajadoras de Vicasol realizando su labor con todas las medidas de seguridad.

El campo almeriense ya está inmerso en la nueva campaña agrícola 2020-2021, que no se encara como cualquiera dado el actual contexto de crisis sanitaria, que implica mayores iniciativas de prevención y seguridad para intentar minimizar los riesgos. Vicasol ya ha hecho su puesta a punto. En este sentido, la cooperativa ha llevado a cabo una inversión de 5 millones de euros tanto para modernización y mejoras continúas que suele realizar la empresa en sus instalaciones y almacenes cada nueva temporada, como para implementar medidas de seguridad frente a la COVID-19.

Según exponen desde la compañía, en dicha inversión se contempla, entre otras partidas, una destinada a dos plantas fotovoltaicas que se han instalado en los tejados de los centros de manipulado de Vicasol 1 y Vicasol 2, ambos localizados en Vícar, para autoabastecimiento, con la finalidad de optimizar recursos y hacer un uso más eficiente de la energía y, sobre todo, para seguir siendo fieles a la apuesta de la cooperativa por un modelo de desarrollo sostenible con el entorno y con los recursos naturales.

Instala dos plantas fotovoltaicas en los centros de manipulado de Vicasol 1 y Vicasol 2

En cuanto al impacto de la pandemia en la firma, Vicasol ha destinado más capital este año más a prevención de riesgos y el cuidado de la salud y seguridad de todo el equipo de trabajo de la cooperativa por los requerimientos extraordinarios que se han tenido que acometer debido a la crisis sanitaria de la COVID. Hay que recordar que en marzo, mes en que se declaró el estado de alarma, la empresa ya puso en marcha más de una veintena de protocolos de higiene y seguridad para proteger tanto a sus trabajadores, como para el manipulado del producto, y seguir abasteciendo el mercado como hasta ahora.

La cooperativa afronta la nueva campaña agrícola con algunas novedades y manteniendo aspectos que marcan su ADN como la producción integrada. Y es que ésta es uno de los valores más diferenciadores de esta empresa desde hace más de una década, ya que fue en 2008 cuando la cooperativa de primer grado obtuvo la certificación que la reconoce como Agrupación de Producción Integrada. “El 100% de los cultivos de Vicasol se realizan con técnicas de producción integrada, un sistema respetuoso con el medio ambiente que asegura a largo plazo una agricultura sostenible”.

Entre los aspectos novedosos en esta temporada está el inicio de la comercialización de su nuevo producto ‘Flou’, para el que cuenta como aliado con otra reconocida cooperativa de la provincia Coprohnníjar. Ambas empresas hicieron efectivo en julio un acuerdo comercial para la puesta en el mercado del tomate Flou, un tomate de calidad, asurcado, de la familia del raf que destaca, sobre todo, por su sabor, con la pretensión de que se venda a un precio asequible para el consumidor final y que también sea rentable para el productor. El tomate bajo la marca Flou se produce en ecológico y en convencional bajo técnicas de lucha integrada; empezará a recogerse en noviembre con un calendario de producción que se extenderá en torno al mes de mayo. Para el arranque comercial de este producto se han destinado diez hectáreas, repartidas al 50% en ecológico y convencional. En cuanto a logística, será Vicasol la que se encargue de la confección de Flou en convencional y Coprohníjar en ‘eco’, si bien en continua comunicación con el área comercial que lleva la marca.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios