Finanzas

Relacionan el tamaño de las plantas con el número de hongos en el suelo

  • Así lo determinan en un estudio con plantas de tomate y pimiento

  • La tierra puede llegar a empobrecerse con el uso de aditivos minerales en exclusiva

Las lombrices ingieren partículas del suelo y consumen cualquier tipo de materia orgánica para transformarla en composta. Las lombrices ingieren partículas del suelo y consumen cualquier tipo de materia orgánica para transformarla en composta.

Las lombrices ingieren partículas del suelo y consumen cualquier tipo de materia orgánica para transformarla en composta. / Rafael González.

Investigadores almerienses, pertenecientes al ceiA3 Producción Vegetal en Sistemas de Cultivos Mediterráneos, AGR-200 de la Universidad de Almería, han relacionado la presencia de hongos en el suelo de cultivo con el aumento de tamaño de las plantas. En un estudio, desarrollado con plantas de tomate y pepino comprobaron que el enriquecimiento de la tierra sólo con aditivos de origen mineral la va empobreciendo año tras año. De esta forma, proponen añadir materia orgánica, en la que se incluye la comunidad fúngica.

El trabajo de los expertos relaciona el contenido de materia orgánica en el suelo con la obtención de mejores resultados agrarios. “Los sustratos que promueven mayor crecimiento de las plantas presentan un mayor contenido en materia orgánica y, a su vez, son los suelos que mayor cantidad y diversidad de hongos contienen”, señala a la Fundación Descubre el investigador de la Universidad de Almería José Ignacio Marín, autor del estudio ‘Association of plant development to organic matter and fungal presence in soils of horticultural crops’, publicado en la revista Annals of Applied Biology.

La investigación establece una asociación directa entre la diversidad de organismos fúngicos y el desarrollo de los cultivos. Los expertos han analizado cuatro variables en plantas de pepino y tomate: el incremento del peso seco de la parte aérea y de las raíces, el área de las hojas y la altura de la planta.Para conseguir el resultado, los científicos estudiaron ejemplares en 40 invernaderos de la provincia de Granada durante cinco años. Analizaron los parámetros físicos y químicos de suelo y los géneros de las comunidades de hongos. En paralelo, evaluaron en macetas el efecto del suelo en plantas crecidas en una cámara de ambiente controlado.

De esta forma, detectaron que una presencia de más del 1,5% de materia orgánica en el suelo de cultivo de tomate obtiene valores significativamente más altos en las cuatro variables analizadas. “Además, la altura de la planta, el peso aéreo seco y el área foliar mostraron correlaciones positivas y significativas con el número total de géneros de hongos”, indica Marín.

En el caso del pepino, los resultados fueron en general similares, excepto en una cuestión. “Las plantas crecidas sobre suelo con materia orgánica superior a 3% lograron valores significativamente superiores en altura de plantas, peso seco aéreo y área foliar que al 1,5%”, añade el ingeniero agrónomo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios