Finanzas

Cuatro Vegas pedirá la ampliación de la concesión para sumar zonas ahora fuera

  • Una vez conseguida la autorización definitiva para el uso de aguas depuradas procedentes de El Bobar cursará la solicitud a Medio Ambiente para incorporar otras 550 hectáreas regables

El presidente de Cuatro Vegas, José Antonio Pérez, mostró las mejoras de las instalaciones de la comunidad el pasado 12 de julio. El presidente de Cuatro Vegas, José Antonio Pérez, mostró las mejoras de las instalaciones de la comunidad el pasado 12 de julio.

El presidente de Cuatro Vegas, José Antonio Pérez, mostró las mejoras de las instalaciones de la comunidad el pasado 12 de julio. / javier alonso

Poco a poco, 'las aguas van volviendo a su cauce', a pesar del contexto polémico que rodea la gestión de los recursos hídricos en el Bajo y Medio Andarax. Al menos, surgen noticias positivas que ponen de relieve que el suministro de agua está garantizado, sea de una u otra procedencia.

En este sentido, la recién conseguida concesión definitiva por parte de la Comunidad General de Usuarios de Aguas (CGUAL) de la EDAR de Almería (El Bobar), para el uso de las aguas regeneradas, por un periodo de 20 años de vigencia, supone un importante paso para ofrecer este tipo de recursos tan deseados en la zona, por el rendimiento que proporcionan en los cultivos frente al que procede de la desalación. Con ello, la CGUAL cuenta con nueve hectómetros cúbicos, que podrá ampliar hasta los cerca de 13 (la concesión de la Delegación Territorial de Medio Ambiente es por 12,89 hectómetros cúbicos al año) cuando instale una quinta línea de bombeo.

Prevé añadir las zonas de Los Trancos, Retamar, Coto Espinosa y el entorno de Casur

Desde Cuatro Vegas, su presidente, José Antonio Pérez, tiene previsto solicitar esta semana la ampliación de la concesión administrativa para el uso de aguas depuradas a las zonas que se han quedado fuera de su demarcación, tal y como les fue comunicado por la Delegación Territorial de Medio Ambiente el 23 de junio de 2017. Se trata de los parajes Los Trancos y Retamar, así como los correspondientes a Coto Espinosa y el entorno de Casur, que suman alrededor de 550 hectáreas.

"La duda que tenemos es si lo solicitaremos de forma conjunta, ambas zonas, o por separado, pues no sabemos cómo puede tardar menos en resolverse", explica José Antonio Pérez, sabedor de que el trámite puede demorarse entre uno y dos años, además de que pueden llegar alegaciones, como ya ocurrió con el expediente concesional definitivo que acaban de recibir y que, recuerda, se ha retrasado más de medio año "por culpa de las alegaciones que presentó Coexphal".

Mientras tanto, los regantes de estas zonas pueden seguir recibiendo agua de otras alternativas, como la Comunidad de Usuarios de Aguas de la Comarca de Níjar (CUCN), del Sindicato de Riegos, de la desaladora de la capital almeriense, así como de los sondeos existentes por el entorno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios