Balance de un año marcado por la pandemia en la agricultura de Almería La campaña de la COVID-19

  • El agro almeriense ha salido fortalecido, mostrando su importancia vital

  • La labor altruista de sus profesionales ha dejado huella

  • La comercialización creció como consecuencia del encierro

David Gómez no ha parado de trabajar para suministrar alimentos en ningún momento, tampoco durante el encierro. David Gómez no ha parado de trabajar para suministrar alimentos en ningún momento, tampoco durante el encierro.

David Gómez no ha parado de trabajar para suministrar alimentos en ningún momento, tampoco durante el encierro. / C. Barba (La Mojonera)

Después de muchos años de crisis en el sector agrícola almeriense, de nuevo, se puede decir que la campaña 2019-2020 que por fechas ya ha finalizado, aunque ya hay nuevas plantaciones bajo abrigo en curso (principalmente en las zonas más altas de la provincia, caso de Berja y Dalías), sigue con esa tónica negativa. Si bien es cierto que no ha sido la peor del último lustro. El problema principal y que pone en riesgo la viabilidad son los bajos precios en origen que perciben los productores almerienses y que ellos mismos achacan a un cúmulo de circunstancias que no hacen más que agravarse, como es la competencia desleal procedente de países como Marruecos, el aumento progresivo del coste de los insumos, entre ellos el de un agua cada vez más escasa; las virosis o las insuficientes ayudas por parte de la administración, son solo algunas de ellas.

Sin embargo, que duda cabe de que si por algo ha estado marcado la campaña 2019-2020, eso ha sido la crisis sanitaria derivada de la COVID-19. Un problema, que aún sigue azotando con virulencia, pero que obligó durante tres meses al confinamiento de la población cuando el campo almeriense encaraba su último tercio del curso. Un momento de especial importancia para la exportación de productos y en el que esta repentina situación hacía pensar lo peor. Nada más lejos de la realidad. El sector agroalimentario almeriense ha salido fortalecido, y lo sigue haciendo, de esta crisis, ya que la sociedad ha tomado conciencia de la importancia que tiene el abastecimiento de alimentos en momentos tan complejos como los vividos. Es indispensable.

La donación de alimentos a los más necesitados fue una constante

Es más, los agricultores, al igual que sanitarios, han estado al pie del cañón para asegurar el suministro durante toda la pandemia. Aquí, es donde el agricultor almeriense ha vuelto a dejar claro porque el del campo almeriense es un milagro. Miles de kilos semanalmente, durante el confinamiento, iban para los hogares de todo el continente. Y no solo eso. A nivel local los profesionales del campo almeriense fueron los primeros en ofrecerse para ayudar personalmente en todas las labores higiénicas y sanitarias que fueran necesarias. En este sentido hemos visto como a lo largo y ancho de toda la geografía almeriense han participado en labores de desinfección con sus materiales para sulfatar y camiones. Eso solo por poner un ejemplo visible, pero han sido muchas más las acciones completamente altruistas, como la de regalar alimentos a los más necesitados en aquellos momentos.

Agricultor a pie de campo, en La Mojonera, durante estos meses de confinamiento. Agricultor a pie de campo, en La Mojonera, durante estos meses de confinamiento.

Agricultor a pie de campo, en La Mojonera, durante estos meses de confinamiento. / C. Barba (La Mojonera)

Lo de ‘arrimar el hombro’ también se ha extendido a las empresas, tanto cooperativas, formadas por los propios productores, pero también al resto de la comercialización. Y la cuestión no es nombrar a algunas de ellas, ya que sería un terrible agravio, simplemente porque han sido todas.

A nivel local, fueron los primeros en ayudar en las labores higiénicas y sanitarias

“Si queremos encontrar comida en las tiendas tenemos que trabajar y es imprescindible asistir cada día al puesto de trabajo para mantener viva la cadena de suministros de alimentos”, explicaban representantes del sector a primeros del mes de abril, después de quince días de cuarentena forzosa y cuando más se comenzaban a vivir los efectos de la pandemia en esta tierra.

Además de la sociedad en general, donde las redes sociales se han convertido estos meses en un hervidero de elogios también para ellos, las administraciones no han dejado pasar cualquier oportunidad para mostrar su “admiración y gratitud” hacia el sector, tal y como subrayaba, por ejemplo, el alcalde de Roquetas de Mar, Gabriel Amat. O para el recuerdo quedará también la acción desarrollada por Renfe, donde en plena pandemia comenzó a reconocer el trabajo de diversos colectivos a través de su página web, y los primeros fueron para los agricultores. “Esos trabajadores incansables que saben bien lo que es luchar para sacar adelante una cosecha en tiempos de plaga”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios