• La falta de infraestructuras, el precio de la desalación y escasa respuesta de las administraciones ante la actual coyuntura de déficit ha hecho que los regantes demanden medidas estructurales

Día Mundial del Agua 2021 El campo almeriense no quiere repetir un año tan complicado como el 2020

La desaladora del Bajo Almanzora, o "de la vergüenza", como la denominan los regantes, lleva nueve años paralizada. La desaladora del Bajo Almanzora, o "de la vergüenza", como la denominan los regantes, lleva nueve años paralizada.

La desaladora del Bajo Almanzora, o "de la vergüenza", como la denominan los regantes, lleva nueve años paralizada.

Rafael González (Villaricos)

Un año más, llega la conmemoración del Día Mundial del Agua, donde en la provincia de Almería se vive de una manera muy especial y significativa por diferentes motivos que, en definitiva, confluyen en uno: su escasez en toda la geografía almeriense.

Almería forma parte de ese paradigma de esa España seca que ‘abandera’ el sureste peninsular, y que por caprichos del destino, es la que más la necesita. El hecho de basar su economía en el sector agroalimentario, al punto de considerarse la despensa de Europa, parece una auténtica contradicción. Con la acuciante falta de recursos hídricos que padece es capaz de producir millones de hortalizas frescas para alimentar a todo el continente.

En precisamente este contexto es el que explica la importancia que tiene esta fecha para los regantes almerienses, que luchan y conviven por mantener e incluso mejorar año a año un sistema productivo que es modelo en el mundo y que necesitan de recursos, o por lo menos asegurarlos, para continuar siendo competitivos.

Faltan muchas cosas en materia de agua, demasiadas. “Haced lo que podáis con lo que tengáis, en donde estéis”, decía Theodore Roosevelt, presidente de los Estados Unidos.

Cada inicio año hidrológico, que comienza en, la provincia suele comenzar con un déficit hídrico que llega a rondar los 200 hectómetros cúbicos, cantidad que se antoja demasiado vasta para no tener que mirar al cielo y que sea la lluvia la que asegure la viabilidad para toda la campaña.Sin duda, la situación no es sostenible a día de hoy, pues las escasas infraestructuras para desalación, regeneración y los trasvases no aseguran la cantidad necesaria a tiempo vista.

Regantes ya han transmitido a la administración que se ponga “manos a la obra”

No hay zona o comarca de la provincia que adolezca de estos problemas. Cada una con sus particularidades, pero con el mismo denominador común: el déficit.

Hace solo unos días, los regantes, a través de la Mesa del Agua, organismo que aglutina a las comunidades de la provincia, además de a las organizaciones agrarias, la patronal empresarial y los colegios de ingenieros agrónomos e ingenieros técnicos; demandaron hace solo unos pocos días a la administración las medidas oportunas para que en este 2021 la situación de incertidumbre que se vive en algunos momentos, como el verano y el otoño, no se repita. “Se corre el riesgo de volver a padecer una situación muy alarmante, tal y como ya ocurriera el verano pasado en diferentes zonas de la provincia, explica José Antonio Fernández, portavoz de la Mesa del Agua y de la Federación de Regantes de Almería (Feral).

El Real Decreto del agua desalada sigue sin aplicarse en Almería y se paga hasta 70 céntimos en lugar de 30

Por todo ello, han decidido solicitar diferentes reuniones con representantes del Gobierno de España, Junta de Andalucía y, de forma local, con el Ayuntamiento de Almería ante los problemas derivados en este caso por la falta de agua para riego, en concreto, en el Bajo Andarax, donde la situación es especialmente crítica.

Así, los regantes han instado a las diferentes administraciones competentes a ponerse “manos a la obra” y poner arreglo a diferentes situaciones como el “elevadísimo precio del agua desalada” a la que deben hacer frente, con precios que llegan incluso a los 70 céntimos de euros por metro cúbico en algunas zonas de la provincia, y han recordado que “desde hace años” hay aprobado un Real Decreto por el que se fijaba el precio máximo en 30 céntimos “aspecto que sí se aplica en otras partes de nuestro país”, ha recordado el portavoz de la Mesa, José Antonio Fernández Maldonado.

Cada comarca tiene sus particularidades, pero todas adolecen del mismo problema

Desde el colectivo de la Mesa del Agua, se ha señalado que en las diferentes comarcas de la provincia de Almería “los problemas pueden parecer diferentes, pero al final todos tienen un punto en común, el mismo. Y es que las administraciones competentes siguen sin arreglarlos desde hace ya demasiados años”. Por todo ello, los regantes almerienses esperan poder volver a reunirse con el director General de Agua del Ministerio para la Transición Ecológica, cuya cita sería este mismo mes de marzo tal y como se acordó en la última reunión que se mantuvo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios