Cierre Cemex Gádor

Los trabajadores de la cementera de Gádor lamentan que "Cemex cambia 300 empleos fijos y cualificados, por 34 mal remunerados"

  • En paralelo, y a partir de las 14:00 horas, comienza la negociación del ERE para el cierre de la planta

Trabajadores de Cemex en Gádor. Trabajadores de Cemex en Gádor.

Trabajadores de Cemex en Gádor. / Javier Alonso (Gádor)

El proyecto de industrialización para mitigar el cierre de la planta cementera de Gádor en virtud del acuerdo entre Cemex y la administración no satisfacen, ni de lejos, a los trabajadores de la planta, cuyo comité de empresa ya se encuentra negociando el ERE por el cierre de la planta en Madrid. Y lo hacen con un comunicado emitido esta misma mañana, donde denuncian, datos en mano, cómo se van a cambiar 300 puestos de trabajo fijos de personal con alta cualificación, “por 34 empleos de baja, mal remunerados, contratados como autónomos, eventuales o dentro de subcontratas”.

Esta reducción en la oferta laboral supondrá para Almería una pérdida adquisitiva cercana al millón de euros mensuales en salarios, con el correspondiente impacto en la economía local. “Eso sí, a esta magnífica plantilla la empresa piensa en recolocarla en puestos de menor exigencia (peor remunerados) lejos de nuestra tierra, para explotarla levantando otras plantas que Cemex tiene medio obsoletas, fruto de la falta de inversiones y el maltrato a su personal, política con la que Cemex ha gestionado estas plantas durante los últimos 10 años de crisis”, reza el comunicado.

Para el comité de empresa por UGT en la planta gadorense, con este ofrecimiento, Cemex demuestra “un alto nivel de desconocimiento y ausencia de reconocimiento a una plantilla a la que no iguala el nivel de honestidad y lealtad, demostrada durante tantos años de servicio. Plantilla que ha permitido tener a la fábrica de Gádor operativa a pesar de la dura competencia contra la que ha tenido que luchar desde su construcción, reduciendo los costes operativos hasta unos niveles no igualados por fábricas más grandes y modernas”.

En este sentido, afirman que si “Cemex no sabe cómo sacar rendimiento a tanto talento y experiencia, ofrezca la oportunidad a quien sepa hacerlo. Venda la fábrica y sus canteras a otros que nos están manifestando interés en hacerse con este recurso infravalorado por ustedes y dennos la oportunidad de seguir creciendo y progresando como sociedad apoyados en la poca industria de calidad que nos queda”.

Tras revisar los proyectos que se plantean como los puntales de la industrialización de Almería, desde el comité de empresa destacan que algunos de los indicados como “nuevos”: la planta de hormigón o planta de áridos, son proyectos que requieren baja inversión, ya que se trata de pequeña infraestructuras móviles, ya existentes, con requerimiento mínimo de plantilla de escasa cualificación las cuales simplemente se reubicarían en la zona.

“Estos proyectos de poca entidad más parecen obedecer a maniobras evasivas de conservación de licencias de explotación de las canteras, que a la generación de un recurso necesario en un mercado ya saturado de empresas de Almería dedicadas a la producción de hormigón. De paso retrasarían los grandes costos obligatorios de desmantelamiento y restauración de unas canteras que deben hacer al abandonar la planta”.

Por otro lado, los silos de cemento serán utilizados para albergar cemento procedente de plantas de Cemex de fuera de la comunidad. La planta de pretratamiento de residuos para preparar combustibles para otras industrias la ven innecesaria, ya que ya existen en Almería otras empresas que se dedican a eso. “Lo que es necesario es instalaciones que faciliten el tratamiento final a los mismos y la planta de Gádor ya cuenta con unas instalaciones adecuadas como destino final de productos”.

Apuntan a que con la inversión apropiada se resolvería de manera medioambientalmente apropiada un problema que está tomando niveles alarmantes en la provincia, generando energía eléctrica que no redundaría en una reducción de costes.

“Nos consta que hay propuestas de mejora tecnológica, así que ¿por qué esa falta de interés en la búsqueda de rentabilidad? ¿Por qué no se han ofrecido ayudas para validar esas propuestas de mejora? Cualquier propuesta hubiera sido posible antes que despedir a una plantilla muy validad”.

El proyecto de la planta fotovoltaica es el único en el que hay un desembolso importante, donde "Cemex no se juega un duro, que representará grandes beneficios para los promotores y con un impacto en la economía local que me abstengo de calificar, pero que me llena de vergüenza. Eso sí, el proyecto seguramente contará con subvenciones asociadas para ayudar a los que tienen mucho”.

“Invitamos a Cemex a hacer los deberes e invertir en las propuestas de cambio tecnológico que se han puesto sobre la mesa para poder llegar a 2021 con una fábrica aún más eficiente. Los trabajadores seguro que cumplirán para conseguirlo. ¿Cumplirá Cemex? ¿Cumplirá la Administración con medidas de fomento de la innovación? Las subvenciones y los subsidios olvídense de ellos, no los queremos. De no dar un paso adelante, pedimos a los firmantes de esta ignominia rebatir o clarificar estos comentarios”, firman los trabajadores de Gádor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios