El tequila Casamigos

Famosos y empresarios de éxito: el ejemplo de George Clooney

  • La empresa de tequila que tiene George Clooney y que fundó en 2013 se venderá por 700 millones

Comentarios 0

De algunos de ellos solo se conoce su faceta pública. Actores, cantantes, modelos y presentadores desempeñan una profesión que les ha valido su fama, y potencian sus cualidades como empresarios con una cantidad de sociedades de distinta naturaleza que han sobrepasado con creces el montante de su caché artístico. La ingente cantidad de ingresos, en muchos casos, unida a la capacidad de poner en práctica una buena idea, les ha valido para consolidar su posición económica. En el caso de George Clooney, su faceta de empresario, al frente de una destilería de tequila, desconocida por muchos y llamada Casamigos, le ha llevado al primer puesto en la lista de negocios más productivos según la revista Forbes. Con una facturación de 239 millones de dólares anuales, George ha dado con un negocio mucho más próspero que sus papeles en la gran pantalla. La empresa, que fue fundada en el 2013 ha sido vendida a un popular holding de bebidas alcohólicas que la ha adquirido por unos 700 millones de dólares.

Pero la cantidad de dinero que la marca interesada en la absorción va a pagar a Clooney, Gerber, (marido de la ex modelo Cindy Crawford), Medlman y los demás socios de la sociedad podría llegar a ser de 1.000 millones en los próximos 10 años, si se alcanzan una serie de objetivos que no han sido hechos públicos. La bebida, apadrinada por el actor y sus amigos, ha alcanzado una popularidad de bebida de gama alta en Estados Unidos y es pagada a un precio que ronda los 45 ó 50 dólares por botella.

No obstante, Clooney no es el primero que invierte en un negocio que le hace replantearse su profesión. Otras celebridades han visto en esto de diversificar sus ingresos en diferentes sectores un filón suculento para asentar y aumentar sus salarios. Otra actriz, Jessica Alba, también aparece en Forbes debido a su prolija fortuna que nada tiene que ver con la interpretación. Es dueña de The Honest Company, una empresa que vende productos ecológicos enfocados a la higiene del bebé. Como ellos, Robert De Niro es cofundador del restaurante japonés Nobu, inicialmente en Nueva York, y ahora con filiales en ciudades como Hong Kong, Dubai oy Londres; uno de los restaurantes de comida asiática más exclusivos del mundo.

Por su parte Ashton Kutcher ha puesto su punto de mira en la inversión en startups tecnológicas, lo que se conoce como las denominadas setas rojas. En 2009 se animó a invertir un millón de dólares en Skype. Cuando Microsoft compró la compañía 18 meses después, las inversiones efectuadas por Kutcher habían cuadruplicado su valor. Más tarde probó suerte con Groupon y así, de una a otra, hasta que se ha convertido en todo un experto en invertir en las ideas que salen de los cerebros que viven en Silicon Valley.

A menor nivel, pero a la zaga le siguen otros actores como Arnorld Schwarzenegger con un negocio de venta de ladrillos, las hermanas Olse, con su propia línea de ropa o Sandra Bullock dueña del estudio de cine Fortis Films.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios