Pasarela

La moda nupcial sube al altar

  • La 30 edición de la 'Barcelona Bridal Fashion Week' arranca con los desfiles grabados y retransmitidos en 'streaming' de Jesús Peiró y Sophie et Voilà.

Arranque del desfile de Jesús Peiró, con el que ha comenzado la Semana de la Moda Nupcial de Barcelona. Arranque del desfile de Jesús Peiró, con el que ha comenzado la Semana de la Moda Nupcial de Barcelona.

Arranque del desfile de Jesús Peiró, con el que ha comenzado la Semana de la Moda Nupcial de Barcelona. / Youtube

La Valmont Barcelona Bridal Fashion Week, pasarela organizada por Fira de Barcelona, ha abierto sus puertas este viernes en formato completamente digital, siguiendo la línea marcada por la 080 Barcelona. Pese a que la Semana de la Moda de Madrid optó la semana pasada por un evento híbrido (con desfiles con aforo reducido y citas on line), cada vez más el sector se adapta a la nueva situación generada por la pandemia mundial de coronavirus. Se imponen formas de adaptarse ya a las circunstancias, y la pasarela de moda nupcial, a pesar de celebrar este año una edición redonda, la trigésima, no ha sido menos. 

Con la participación de casi un centenar de firmas, el 64 % internacionales, y la programación de 24 desfiles, que se prolongará hasta el próximo martes, el encargado de dar el pistoletazo de salida este viernes ha sido Jesús Peiró con la presentación de Amalia, su nueva colección.

La directora creativa de la colección, en el caso de Jesús Peiró, es Merche Segarra, quien estuvo presente en la filmación del desfile, de la que se encarga la Fundación Épica de la Fura dels Baus. "Esta manera de hacer desfiles es muy diferente porque has de intentar representar en la filmación lo que la colección quiere transmitir y al final, en un desfile grabado, hablan más las prendas por sí solas que el espectáculo y el show de enseñar un vestido", argumenta Segarra.

La grabación prolonga por espacio de dos horas lo que antes eran quince minutos en riguroso directo, con nervios e ir y venir de modelos. El estudio vacío tira por la borda los nervios y la adrenalina de un desfile presencial. El contacto y la química con el público ya no existe y el glamour y la magia de la pasarela se desvanece. Eso sí, se intenta compensar con los primeros planos de detalle, aspectos de la prenda que desde la grada antes no se podían apreciar.

"Veo en la industria muchas energías diferentes, pero todas positivas", asegura Segarra, quien lejos de ver todo perdido, cree que el covid supondrá un punto de inflexión también en el sector de la moda, que ha hecho piña para poder mostrar sus propuestas, también este aciago 2020. De momento, el año que viene la pasarela nupcial tiene previsto ofrecer un formato combinado también, entre la pasarela física y la telemática. Formas existen muchas de que las futuras novias, ya sea desde casa o sentadas entre el público, puedan disfrutar de las tendencias y elegir cuál es la que mejor les va.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios