Pasarela

El príncipe Andrés vuelve a casa en medio de la polémica

  • Con rostro serio, el hijo de Isabel II asistió el miércoles al tradicional almuerzo navideño que ofrece la reina a toda la familia.

El duque de York, el miércoles, hace su entrada en el almuerzo familiar organizado en Buckigham por la reina. El duque de York, el miércoles, hace su entrada en el almuerzo familiar organizado en Buckigham por la reina.

El duque de York, el miércoles, hace su entrada en el almuerzo familiar organizado en Buckigham por la reina. / Cordon Press

A pesar del escándalo Epstein y su dimisión de las funciones institucionales, Isabel II sigue contando con el príncipe Andrés para las citas familiares. Al tradicional almuerzo navideño que la reina Isabel celebró el miércoles en el palacio de Buckingham, fue uno de los primeros en llegar. Mucho más serio que el resto de asistentes a la comida, todos sonrientes y saludando a los curiosos que se agolpaban a las puertas de Buckingham, el semblante del duque de York lo decía todo acerca de su situación actual. Era también la primera vez que iba a encontrarse con el resto de los Windsor tras la polémica entrevista que concedió a la BBC en un intento de lavar su imagen y que tuvo el efecto totalmente contrario.

Beatriz de York, el miércoles, a su llegada a Buckigham. Beatriz de York, el miércoles, a su llegada a Buckigham.

Beatriz de York, el miércoles, a su llegada a Buckigham. / Cordon Press

Su hija Beatriz de York también se encontraba entre los invitados, esta vez sin la compañía de Edo Mappelli, con quien se casará la próxima primavera y al que seguramente veamos en la cita navideña del próximo año como un miembro más de la familia.

La duquesa de Cambridge saluda a los curiosos, con su hija, Carlota, en el asiento de detrás. La duquesa de Cambridge saluda a los curiosos, con su hija, Carlota, en el asiento de detrás.

La duquesa de Cambridge saluda a los curiosos, con su hija, Carlota, en el asiento de detrás. / Cordon Press

El príncipe Andrés compartió protagonismo con los tres hijos de los los duques de Cambridge, Jorge, Carlota y Luis, que viajaban en el asiento de atrás en un coche conducido por su madre, Catalina. Los tres pequeños hicieron las delicias de los curiosos saludando y haciendo muecas. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios