Infoagro 2023

El dilema de repartir agua cuando se dispone menos de la que se necesita

  • La CUCN ha tomado la decisión de proveer de más agua de la estipulada en la Asamblea a los regantes que lo necesiten para salvar sus producciones w Desde la Comunidad solicitan la construcción de una balsa nueva

Antonio López, presidente de la CUCN

Antonio López, presidente de la CUCN

La sequía, que viene prolongándose desde hace ya varios años, ha provocado grandes quebraderos de cabeza a todos aquellos que son responsables de repartir el agua. Desde la CUCN (Comunidad de Usuarios de la Comarca de Níjar) explican el gran dilema que supone la necesidad “repartir agua cuando se dispone menos de la que se necesita”. Como cualquier dilema, la decisión siempre contempla dos opciones confrontadas:

La primera opción, guiada por la objetividad, buscaría suministrar agua a cada comunero según la dotación que tiene aprobada en la asamblea. Y la segunda opción, regida por la lógica, plantea suministrar tanta agua a cada comunero según lo que su plantación necesite.

Toda decisión conlleva sus consecuencias. “Y es que si uno se decanta por la primera solución, el cincuenta por ciento de los comuneros perdería una parte importante de su producción”, según explica el presidente de la CUCN, Antonio López. Pero, “quien no forme parte de ese cincuenta por ciento la perdería casi entera, mientras que la CUCN mantendría sus balsas con agua.

El otro modo de repartir el agua, que ha sido el que ha elegido la Junta de Gobierno de la CUCN supone que se consuma más agua de la que llega en realidad. En abril de 2023, por ejemplo, la CUCN suministró 2,7 millones de metros cúbicos, 700.000 metros cúbicos más de lo que llega de la desaladora de Carboneras, siendo el mayor consumo mensual de la historia de la CUCN, si se tiene en cuenta que en todo el año 2010 se suministró la misma cantidad de agua que en el pasado mes de abril.

“Más de 1.000 agricultores han necesitado y recibido el doble del agua que se aprobó en la asamblea. Las reservas de aguas en nuestras balsas están agotadas y las de ACUAMED en mínimos históricos. Pero ningún comunero ha recibido menos agua de la estipulada previamente”, ha indicado Antonio López, presidente de la CUCN. No obstante, el hecho de verse en la obligación de subsanar estas necesidades y salvar los cultivos, ha hecho que finalmente la balsa de reserva de la CUCN quede completamente seca.

Los agricultores que solicitaron el agua en los inicios y que con su fe crearon la Comunidad de Usuarios, hicieron que la construcción de la desaladora fuera una realidad y por consiguiente, que el agua desalada llegara a los regadíos del Campo de Níjar.

Como se ha explicado, la sequía lleva prolongándose ya hace varios años, pero el acuífero del que dispone la CUCN sufre ahora su momento más crítico. “Anteriormente, se acordó que con 3.500 metros cúbicos por hectárea al año provenientes de la desaladora podrían mezclarse con el agua del acuífero, y con ello sería suficiente para cubrir el regadío. Incluso muchos de nosotros si teníamos, por ejemplo, tres hectáreas de producción, con esos 3.500 hectómetros cúbicos podríamos hacer la mezcla para toda nuestra finca”, explica Antonio López.

Balsa vacía de la CUCN. Balsa vacía de la CUCN.

Balsa vacía de la CUCN.

Pero ni los agricultores ni la dirección habían previsto una carestía de agua tan grave, a la que se ha sumado, además el cambio de las plantaciones de entonces a otras más exigentes en calidad y cantidad de agua, lo que ha hecho que a su vez, los requisitos hídricos hayan aumentado, mientras que la producción de la desaladora se ha mantenido fija haciendo que a pesar que esté produciendo más agua que nunca, sea insuficiente.

“La situación este año nos ha demostrado - explica el presidente de la CUCN- lo que ya sabíamos, y es que en la Comunidad una parte de los comuneros, gracias a los cuales se pudo hacer la desaladora se encuentran en una situación de desventaja en cuanto a agua solicitada y aprobada, frente a aquellos que han llegado más tarde y que por exigencias de la administración de suministrar más agua por hectárea que se aprobó en la Asamblea, se han visto en una con una serie de ventajas sobre los demás”.

En base a la decisión que ha tomado la comunidad de suministrar agua, independientemente del agua aprobada en favor de los primeros comuneros y en defensa de sus producciones, la CUCN ha mandado un mensaje a todos los que tienen menos agua aprobada que hectáreas de tierra en producción para que normalicen su situación ente las necesidades hídricas reales.

En estos momentos tan difíciles, desde la comunidad proponen una solución basada en tres ideas: Construir cuanto antes una balsa de un hectómetro cúbico, cuyo proyecto ha entregado la Comunidad a la Sociedad Estatal SEIASA, que en este momento se encuentra en trámites con Medio Ambiente y Contratación; la autorización de la administración andaluza para realizar nuevas tomas necesarias para la planta de Mar de Alborán y permitir la llegada de la canalización eléctrica para su producción y la puesta en marcha en mayor brevedad de la planta desaladora prevista junto a la Desaladora de Carboneras.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios