Finding Gabriel | Crítica de Jazz Brad Mehldau, tiempo de revelaciones

  • El pianista aplica otro radical giro a su trayectoria con un álbum inspirado en su lectura de la Biblia

Detalle de la portada de 'Finding Gabriel' Detalle de la portada de 'Finding Gabriel'

Detalle de la portada de 'Finding Gabriel'

La búsqueda forma parte indisoluble del genoma del jazz. Exploración y cambio han permitido la evolución y crecimiento del estilo cimentadas en las crónicas de sus principales referentes, por más que la ortodoxia nunca las haya contemplado con buenos ojos. Consciente de los riesgos, el pianista Brad Mehldau abandona nuevamente en Finding Gabriel (Nonesuch; 2019) su zona de confort, asociada al tradicional y seguro formato acústico de piano trío -protagonista de su último y excelente álbum Seymour Reads the Constitution! (2018)-, para sumergirse en un contexto electrónico de sintetizadores, teclados, cuerdas, vientos y voces como vía de interpretación de su lectura de la Biblia, con rol especial del arcángel Gabriel.

Su búsqueda de la verdad en tiempos de individualismo e infelicidad se vehicula a través una nueva asociación con el batería Mark Guiliana, junto quien ya registró el también rupturista Taming the Dragon en 2014.

La estructura armónica del álbum encuentra apoyo en un dominante juego coral que ocupa buena parte del aforo del cuarto de invitados: de las voces de Kurt Elling, Becca Stevens o del propio líder saltamos al trompetista Ambrose Akinmusire o a los saxofonistas Joel Frahm y Chris Cheek pasando por la violinista Sara Caswell. Pese a ello, Mehldau también goza de suficiente autonomía para encargarse de producción y de toda la instrumentación en temas como Born To Trouble, O Ephraim o la composición que bautiza el álbum. 

Contextualizados por varias citas bíblicas, todos los cortes llegan firmados por él en lo que supone para Mehldau "un aprendizaje y una experiencia llena de descubrimientos" que también suma influjos de prestigio como la de un Deep Water inspirado en los textos de Léo Ferré.

Su balance invita a desentrañar su solemnidad y épica dentro de un contexto en principio desconcertante pero donde termina aflorando con sobrada solvencia el lirismo y, sobre todo, el sentido que define la obra de este prominente músico norteamericano.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios