Mapa de Músicas

El Monkey Week toma de nuevo la Alameda con más de 160 conciertos

  • El festival celebra su cuarta edición en Sevilla desde este miércoles hasta el sábado

  • Antonio Muñoz reafirma la importancia del evento en del calendario de la ciudad al calificarlo como un "proyecto de ciudad"

Organizadores, representantes institucionales y músicos, este en Santa Clara poco antes del acto de presentación del Monkey Week. Organizadores, representantes institucionales y músicos, este en Santa Clara poco antes del acto de presentación del Monkey Week.

Organizadores, representantes institucionales y músicos, este en Santa Clara poco antes del acto de presentación del Monkey Week. / José Ángel García

Llegó la hora un año más para uno de los festivales más singulares del mapa nacional, el único –recordó ayer Tali Carreto, uno de sus directores, citando al padrino Paco Loco– "que no tiene backstage, porque todo él es backstage". La decimoprimera edición del Monkey Week –cuarta en Sevilla tras su mudanza desde El Puerto de Santa María donde nació este híbrido de festival al uso y feria y encuentro profesional– se celebra desde este miércoles hasta el sábado, con una completa y variada propuesta de 168 conciertos –alrededor de 60 gratuitos– y showcases en 14 espacios con su epicentro en la Alameda de Hércules.

Como a los organizadores les gusta ofrecer siempre algún aperitivo para llegar a la cita con el apetito a punto, este martes se proyectará en el Teatro Alameda –la entrada es gratuita hasta completar aforo– el documental SWAB 2000: Steve Wynn & Australian Blonde, live at Moby Dick Club, con la presencia de sus directores, Aure Roces y Diego Taboada, y del músico y productor Paco Loco.

Y será ya este miércoles cuando comience el carrusel de actuaciones, ya desveladas casi en su totalidad en semanas anteriores pero en todo caso he aquí unas pinceladas para refrescar la memoria. Como es costumbre, se da en el cartel un equilibro entre grupos consolidados o recientes pero ya en la pomada (Los Punsetes, Neuman, Carolina Durante o, ya como cabezas de cartel, Derby Motoreta's Burrito Kachimba, grupo sevillano muy ligado a esta cita donde encontró su primer empujón hacia la gran popularidad actual y dando la razón al lema que siempre exhibe orgullosa la cita, Descubre hoy a los grupos del mañana), guiños al melómano inquieto (All La Glory, Jose Domingo, Camellos, Cariño, Kokoshca, Texxcoco...) e invitaciones a espigar descubrimientos foráneos (Tropical Fuck Storm, Rolling Ruanas, Storm, Juan Wauters, Lysistrata...).

A esas actuaciones, que se sucederán hasta el sábado, se unirán las de los vascos Belako, incorporación de ultimísima hora, y las del dúo Antílopez y Andreas Lutz (O'Funk'illo), que colaborarán en el showcase que los murcianos Bosco ofrecerán en la cita. Por lo demás, entre las novedades de esta edición se encuentran dos nuevos escenarios, uno anunciado ya el pasado septiembre –el de la Casa Palacio Monasterio, en la calle Amor de Dios, que acogerá una programación específica realizada en colaboración con el festival madrileño Tomavistas–, y otro al aire libre, a medio camino de la ya ineludible pista de coches locos (Escenario Jagermusic) y el del otro extremo (Escenario Alameda), es decir, a la altura de la Casa de las Sirenas, que se llamará Escenario ICAS.

El Monkey Week se completa, como es marca de la casa, con las jornadas profesionales, en cuya importancia quiso insistir Tali Carreto. Más de 80 ponentes participarán durante tres días en las conferencias, mesas redondas, encuentros, sesiones de networking y otras propuestas para debatir sobre el sector. "Temas tan interesantes como la gestión del estrés de los profesionales de la industria o el cambio climático serán tratados por personalidades de primer nivel. También se hablará, por ejemplo, de las repercusiones del Brexit en la escena musical europea en una charla de Dave Rowntree, batería de Blur, miembro del Partido Laborista", detalló el codirector del festival.

La presentación institucional del Monkey Week se ha celebrado este lunes en Santa Clara. Además de Carreto, participaron en ella el delegado de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo, Antonio Muñoz; el coordinador de la Agencia Andaluza de Instituciones Culturales de la Junta, Javier Rivera, quien tantas veces vivió la cita como artista (fue batería de Pony Bravo); el vicerrector de Extensión Universitaria de la Universidad Internacional de Andalucía, Manuel Acosta; el portavoz de la Asociación de Bares de la Alameda, Seró, Walter Soler, que se declaró encantado con el festival y celebró el "muy positivo impacto económico" de la misma en los negocios de la zona; los músicos Dandy Piranha y Gringo, de Derby Motoreta’s Burrito Kachimba; y Marisa Vázquez, portavoz de la ONG Solidarios, entidad que por tercer año consecutivo colabora con el festival, este año llevando a la cantaora Rocío Márquez a cantar a la prisión y a charlar con los internos.

Antonio Muñoz aseguró que el Monkey es ya un "proyecto de ciudad", plenamente consolidado y señalado en el calendario cultural no sólo de Sevilla. "Una vez pasado el Festival de Cine, los Premios MTV y el Mes de Danza, con la recién inaugurada Feria del Libro Antiguo y en puertas de una nueva edición la programación navideña de Alumbra, llega la gran semana de la música, un festival que es un punto de encuentro indispensable para artistas, público y profesionales, un lugar donde descubrir hoy las bandas del mañana", se felicitó el delegado.

Con un presupuesto de algo más de 300.000 euros, según Carreto, el festival prevé superar, un año más, las cifras de la convocatoria anterior, cuando atrajo a la ciudad a más de 1.200 profesionales de la industria musical y unas 10.000 personas como público, lo que supuso un impacto económico en Sevilla de "más de un millón de euros". "Nosotros tenemos muy claro que debemos hacer piña con la ciudad", dijo Tali Carreto, alma y motor de la cita junto a los hermanosJesús y César Guisado. Sobre las ya protocolarias quejas de una parte de los vecinos de la Alameda por el ruido provocado por los conciertos, el codirector de la cita, tomádoselo con filosofía, volvió a recordar que "todos los conciertos acaban entre las 23:30 y las 23:45". "No creo que molestemos tanto, y hay algunos eventos de la ciudad –apostilló– que duran más de tres días...".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios