ECOLOGÍA

Baleares mantiene su prohibición al diésel en 2025 con el ‘visto bueno’ del Gobierno

  • La ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, y el vicepresidente balear, Juan Pedro Yllanes, han acordado hoy mantener la prohibición a los vehículos de gasóleo.

Baleares mantiene su prohibición al diésel en 2025 con el ‘visto bueno’ del Gobierno Baleares mantiene su prohibición al diésel en 2025 con el ‘visto bueno’ del Gobierno

Baleares mantiene su prohibición al diésel en 2025 con el ‘visto bueno’ del Gobierno

El vicepresidente y consejero de Transición Energética y Sectores Productivos del Govern balear, Juan Pedro Yllanes, se ha reunido este martes con la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, en un encuentro donde se ha acordado mantener la limitación al diésel en vista al 2025, tal como prevé la Ley de Cambio Climático y Transición Energética.

"La reunión ha sido productiva y positiva", ha declarado Yllanes tras la reunión, que ha durado algo más de dos horas. En este sentido, el vicepresidente Yllanes se ha mostrado "satisfecho" y ha aclarado que ahora mismo se está a la espera del acuerdo interpretativo de la disposición que prevé esta limitación, pero que, en cualquier caso, se ha concluido que el texto normativo de Baleares no entra en conflicto de competencias con el Estado.

Esta reunión llega después de que, a principio del mes de septiembre pasado, el vicepresidente Yllanes enviara una carta a la ministra para la Transición Ecológica en funciones, Teresa Ribera, pidiendo celeridad en la aprobación y la aplicación de las competencias del Gobierno central que tienen que posibilitar la transición energética en Baleares.

Se trata de medidas "indispensables", según Yllanes, para eliminar las energías contaminantes, hacer extensivo el uso de las renovables y, en definitiva, posibilitar el cambio de modelo energético que persigue el Govern.

Ley de Baleares

El Parlament de Baleares aprobó el pasado 12 de febrero la Ley de Cambio Climático y Transición Energética de la región, que, además las restricciones al diésel desde 2025 y la prohibición a los vehículos de combustión desde 2035, también contempla el objetivo de disponer de 1.000 puntos de recarga de coches eléctricos en 2025 y contar con un parque móvil descarbonizado en 2050.

Otros aspectos destacados de esta normativa son el cierre progresivo de las centrales contaminantes, empezando por Es Murterar (Mallorca) desde 2020, aunque también afecta a las de Mahón, Ibiza y Formentera.

Igualmente, obliga a los grandes aparcamientos en superficie a instalar marquesinas con placas fovoltaicas y también contempla la creación del Instituto Balear de la Energía, que podrá poner en marcha o participar en sociedades para comercializar energía eléctrica en régimen de libre competencia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios