Mundo

El Gobierno alemán garantiza la lucha contra el racismo tras el ataque en Hanau

  • La ministra de Justicia califica de "acto terrorista de la extrema derecha" el asesinato de nueve personas de origen extranjero por parte de un hombre que también mató a su madre y se suicidó.

El presidente alemán, Frank-Walter Steinmeier (centro), y el primer ministro de Hesse, Volker Bouffier, en Hanau. El presidente alemán, Frank-Walter Steinmeier (centro), y el primer ministro de Hesse, Volker Bouffier, en Hanau.

El presidente alemán, Frank-Walter Steinmeier (centro), y el primer ministro de Hesse, Volker Bouffier, en Hanau. / MAXIMILIAN VON LACHNER (Efe)

El Gobierno alemán garantizó este jueves que luchará contra el racismo y la xenofobia un día después de que un ciudadano alemán asesinara a nueve personas, todos de origen extranjero, matara a su propia madre y se suicidara en una ciudad cercana a Fráncfort.

Desde Berlín viajó a la ciudad donde ocurrieron los hechos, Hanau, el presidente de Alemania, Frank-Walter Steinmeier, quien participó en la tarde del jueves en un acto en recuerdo de las víctimas. Se sumaron los ministros del Interior, Horst Seehofer, y Justicia, Chistine Lambrecht.

Seehofer expresó sus condolencias a la población y repitió palabras de la canciller, Angela Merkel, según las cuales "el racismo es veneno". "Es todavía muy pronto pero todo apunta a una motivación racista. El racismo es veneno, perturba los espíritus y lleva a que aflore el mal", dijo.

El asesino, un alemán de 43 años llamado Tobias Rathjen, dejó un manifiesto con pensamientos xenófobos y racistas.

El ministro anunció una reunión con los responsables de Interior de todos los Gobiernos regionales de los estados federados para analizar lo ocurrido.

Los hechos ocurrieron a última hora del miércoles, cuando Rathjen abrió fuego en un bar del centro de Hanau en el que se fuma el narguile. Ahí mató a cuatro personas, dos dentro del bar y otras dos delante del establecimiento.

Posteriormente se dirigió en coche a Kesselstadt, un barrio de Hanau con importante población de origen extranjero, siguió disparando y mató a cinco personas más. El arma la había comprado legalmente en internet.

Finalmente se dirigió a su casa, disparó a su madre, con la que vivía, y se suicidó.

La ministra de Justicia declaró que "todo apunta a un acto terrorista de la extrema derecha" y añadió que se investigará si el autor de los hechos tenía gente que lo apoyase. Lambrecht recordó que en los últimos meses hubo varios actos violentos atribuibles a la ultraderecha en el país.

Pero muchos ciudadanos alemanes no tienen la sensación de que el Gobierno hace lo suficiente para luchar contra el fascismo y la extrema derecha, como quedó patente en los gritos que se oyeron durante la visita a Hanau de Seehofer y Lambrecht.

El suceso ha conmocionado a la población de Hanau, una localidad a unos 20 kilómetros de Fráncfort en la que viven algo más de 93.000 habitantes.

Lambrecht y Seehofer estuvieron acompañados por el primer ministro del estado de Hesse, Volker Bouffier, y el alcalde de Hanau, Claus Kaminsky, quien insistió en que "en nuestra sociedad no hay espacio para el racismo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios