Mundo

Varias ciudades italianas sufren disturbios en las protestas por las restricciones del Gobierno

  • El Ejecutivo investiga si entre los manifestantes se han infiltrado grupos de fascistas y ultras

Enfrentamientos entre agentes y manifestantes en una plaza de Turín la noche del lunes. Enfrentamientos entre agentes y manifestantes en una plaza de Turín la noche del lunes.

Enfrentamientos entre agentes y manifestantes en una plaza de Turín la noche del lunes. / ALESSANDRO DI MARCO / efe

Escenas de guerrilla urbana se vivieron la noche del lunes en varias ciudades italianas, como Milán y Turín, durante las protestas contra el cierre a las 18:00 de algunas actividades y de los bares y restaurantes, decretado por el Gobierno para frenar los contagios.

Los disturbios concluyeron con 28 personas detenidas en Milán, donde grupos de manifestantes lanzaron piedras, petardos y bengalas contra la Policía y contra la sede de la región de Lombardía.

Lo misma situación se registró en Turín, donde encapuchados se enfrentaron a la Policía y destruyeron algunos escaparates de comercios y saquearon los locales. Los altercados concluyeron con cerca una decena de detenidos.

Los empresarios que se manifestaron en las varias ciudades italianas para protestar por los cierres han tomado distancias de estos episodios de violencia. Ayer continuaron las manifestaciones en ciudades como Nápoles y Roma de los propietarios de actividades que se han visto afectados por los cierres.

Se está investigando la posibilidad de que entre los manifestantes se hayan infiltrado grupos de fascistas y ultras como los que protagonizaron hace dos días altercados en Roma. El Ministerio del Interior manifestó su preocupación por las tensiones de estos días pero aseguró que las protestas registradas desde el norte al sur del país no tenían nada que ver con los sectores más afectados por la crisis de los últimos meses, "sino con ambientes que tenían el propósito específico de provocar disturbios: ultras, extremistas de derecha".

El decreto gubernamental que entró ayer en vigor prevé que los restaurantes, bares, pubs, heladerías y pastelerías podrán permanecer abiertos sólo de 05:00 a 18:00. También se decretó el cierre de gimnasios, piscinas y balnearios, así como centros culturales, sociales y recreativos, teatros, cines y salas de conciertos. Italia registró ayer 21.994 contagios, el mayor aumento registrado en lo que va de crisis, y 221 fallecidos, según el boletín publicado por Sanidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios