Mundo

El cierre de la Administración de EEUU le puede acabar costando más que el muro

  • Trump se muestra menos decidido a declarar la emergencia nacional l De prolongarse dos semanas más, el bloqueo presupuestario le saldría más caro al país que el dique fronterizo al sur

Donald Trump muestra un gesto resignado durante la reunión que mantuvo ayer con expertos en seguridad fronteriza. Donald Trump muestra un gesto resignado durante la reunión que mantuvo ayer con expertos en seguridad fronteriza.

Donald Trump muestra un gesto resignado durante la reunión que mantuvo ayer con expertos en seguridad fronteriza. / Shawn Thew (EFE) (Washington)

El presidente estadounidense, Donald Trump, ha rebajado este viernes el tono y ha retrasado una posible declaración de emergencia nacional para reasignar fondos militares a la construcción del muro fronterizo con México, una idea que había tomado fuerza en las últimas fechas. El cierre parcial de la Administración, de durar otras dos semanas, sumará 6.000 millones, un coste superior al que la Casa Blanca requiere para construir el dique con México, según la agencia S&P Global Ratings.

Esta entidad crediticia afirma que con 15 días más de cierre de Gobierno la economía estadounidense perderá más que los 5.700 millones de dólares que Trump está pidiendo a los demócratas en los nuevos Presupuestos para la construcción del muro en la frontera sur con México. En una nota remitida a sus clientes, la economista jefe de la entidad, Beth Ann Bovino, calcula que el cierre parcial del 25% de la Administración cuesta al producto interior bruto del país 1.200 millones de dólares por cada semana sin acuerdo entre los dos principales partidos del Congreso. Aun así, advierte la agencia, este coste podría aumentar conforme más tiempo pase.

El Gobierno de Trump afronta desde el 22 de diciembre el cierre del 25% de la Administración, unos 800.000 empleados han dejado de percibir su salario y se ha trastocado el funcionamiento de distintas agencias. De momento, se trata del segundo cierre más largo de la historia de Estados Unidos, solo superado por el ocurrido durante el mandato de Bill Clinton, en 1995.

El caso es que Trump parece menos decidido. “Lo que no estamos buscando hacer ahora mismo es declarar una emergencia nacional. No lo voy a hacer tan rápido”, dijo a los periodistas en la Casa Blanca después de reunirse con expertos en seguridad fronteriza.

Trump anticipó que su orden de emergencia nacional podría acabar en una larga batalla judicial en caso de ser declarada, motivo por el que prefiere no hacerlo ahora. “Es la salida más fácil, pero el Congreso debería hacer esto. Si no pueden hacerlo, declararé una emergencia nacional, me demandarán y (el caso) será llevado al (Tribunal de Apelaciones del) Noveno Circuito y seguramente perdamos ahí”, admitió el presidente.

Ese tribunal, que tiene su sede en San Francisco (California), ya ha bloqueado dos órdenes ejecutivas del presidente, incluyendo el veto migratorio a los ciudadanos de seis países de mayoría musulmana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios