Cultura

Antonio Jesús García: “En este país se ha habituado a la gente a no valorar el trabajo intelectual”

  • El artista expone en la galería MECA dentro de PhotoEspaña 2019 un proyecto amplio sobre la ciudad como identidad cultural, como catalizadora “de nuestro carácter e idiosincrasia”

Antonio Jesús García, fotógrafo almeriense. Antonio Jesús García, fotógrafo almeriense.

Antonio Jesús García, fotógrafo almeriense. / D.A.

Antonio Jesús García es profesor de Técnica Fotográfica en la Escuela de Arte de Almería. Pertenece “a esa estirpe de artesanos de la espada, que no necesitan arma para cortar”. Cuando no hace fotos -dice- como más disfruta es oyendo Rock and Roll con una buena cerveza en la mano.

¿Qué decir de ser fotógrafo en Almería?

-Ser fotógrafo o realizar cualquier actividad creativa requiere un gran esfuerzo si queremos hacerlo seria y honestamente. Partiendo de esta base, creo que dedicarse a la fotografía en Almería conlleva algo más de compromiso, si cabe. Yo, al menos, siento el legado de Carlos Pérez Siquier y el Grupo AFAL, de Jorge Rueda y Nueva Lente, y de Manuel Falces y el Centro Andaluz de la Fotografía. Hay que ser conscientes de todo esto. Por ejemplo, jamás osaría hacer un trabajo sobre el barrio de la Chanca hasta no estar completamente seguro de que mi aportación no va a tener reminiscencias ni va a ser deudora de lo que en su momento hizo Siquier.

-¿Cómo ha sido su proceso y trayectoria?

-Mi cultura es absolutamente pop y ecléctica, mis influencias son underground y procedentes del mundo del cómic, el cine de Serie B y el rock and roll; abarcando artistas o espectros tan dispares como Lee Friedlander, Robert Frank, Stanley Kubrick, Raymond Carver o Bernardo Atxaga. De ahí que mis primeros pasos en el mundillo del “arte” fueran como dibujante de cómics, titiritero, editor de fanzines, diseñador gráfico y posteriormente fotógrafo. Esto en un entorno ultraperiférico como Almería resulta siempre rompedor. Inicialmente, al estar inmerso en el mundillo del diseño gráfico, la fotografía no la concebía como un fin, sino como un medio, para ilustrar una portada de un disco, un cartel publicitario o un proyecto editorial. Poco a poco, cuando me atreví a coger la cámara por placer, no con un fin publicitario, fue emergiendo esa preferencia por la fotografía de calle que había ido adquiriendo, sin ser consciente de ello, a base de ver libros o visitar exposiciones.

-¿Puede un fotógrafo dedicarse plenamente a la Fotografía?

-Si por dedicarse en cuerpo y alma entendemos el vivir de ello, la respuesta es inexorablemente, no. En España no solo es difícil vivir de la fotografía, sino de cualquier disciplina artística, ya sea literatura, pintura, música, etc. Quizá esta dificultad sea mayor en las artes plásticas, y para colmo dentro de ellas la fotografía sea quien lo tiene más. En este país se ha habituado a la gente a no valorar el trabajo intelectual. Si a través de internet tienes acceso a un sinfín de películas y de archivos musicales, es muy difícil convencer a alguien para que vaya al cine o se compre un disco y no digamos una fotografía. La gente debería ser consciente de que ese supuesto “gratis” de la red, realmente no es ¨gratis”, es “ilegal”. Ahora, bien, pienso que para realizar un trabajo creativo, ya sea fotográfico o de cualquier otra especialidad, hay que hacerlo de la manera más seria y honesta posible. Mira el grupo AFAL, al principio no todos se dedicaban en exclusiva a la fotografía; Carlos, sin ir más lejos, trabajaba en un banco, pero no impedía que cuando cogiera la cámara para hacer fotos lo hiciera en cuerpo y alma, poniendo todo su empeño en ello.

-¿Cuál es la situación de la que habla en el trabajo fotográfico presentado a MECA?

-El trabajo que presento en MECA PHE forma parte de un proyecto amplio sobre la ciudad como identidad cultural, como catalizadora de nuestro carácter e idiosincrasia como aporte de consolidación de la identidad individual y colectiva de la ciudadanía. Una reflexión del entorno que habitamos, a partir de la fotografía. Un proyecto que nos ayuda a conocer e identificar más profundamente el acervo cultural de nuestro entorno.

-Son imágenes del día a día.

-Fotografías que aportan una visión singular de los territorios urbanos en los que nos desenvolvemos normalmente, siendo el denominador común la captación de la fugacidad del tiempo cotidiano. La contemplación pausada de escenas con las que diariamente nos cruzamos pero que, debido a los propios ritmos acelerados y aturdidores de nuestras vidas, no le prestamos la atención debida o ni tan siquiera percibimos.

-También llama la atención el formato de las imágenes.

-El formato extremadamente panorámico confiere a la obra un carácter marcadamente cinematográfico y evocador, pues su lectura, al contrario que la proporción habitual de 4:3 que nos cierra la imagen, nos invita a imaginar más allá del formato físico de la misma. Se buscan así composiciones, encuadres y juegos de luces que permiten al espectador identificarse y reconocerse a sí mismo en el rastro de elementos, espacios y sensaciones que normalmente pasan desapercibidos.

-Esa inquietud social parece ser común al trabajo de sus compañeros de sala, ¿Cómo valora la articulación del discurso plástico y temático por parte del comisario Fernando Barrionuevo?

-Por suerte, la Fotografía como disciplina artística, goza de una excelente salud, y su abanico de tendencias, estilos y conceptos se antoja infinito. Cada autor, con su discurso plástico, pretende buscar su propio espacio único, un lugar único en el que creador y obra compongan un todo. Empresa ésta harto difícil de conseguir, más aún si hacemos caso al dicho popular que indica que en fotografía, prácticamente, está ya todo inventado.  Por eso la constancia y la honestidad del artista es la única vía de salvación, el método para seguir sorprendiendo, mediante la creatividad, para superarse día a día y crecer como persona y creador. Desde esa premisa creo que el discurso plástico y temático articulado por Meca, comisariado por Fernando Barrionuevo, responde a esa sensibilidad poliédrica que es la fotografía actual. La variedad y amplitud de propuestas seleccionadas para son claro ejemplo de un potenciar creador que está a la altura que merece una ocasión como es PhotoESPAÑA.

-¿Podría decir que este trabajo es representativo de su estilo fotográfico o se aleja de lo que suele hacer?

-Totalmente representativo. Como he mencionado anteriormente, forma parte de una línea de trabajo de fotografía de calle. Ya en 2002 participé en PhotoESPAÑA, en la galería Utopia Parkway, con Calles, televisores y un Cadillac, serie en blanco y negro y en la que ya estaba presente el trabajo de calle. El actual, aunque en color y en formato panorámico, bebe inexorablemente de ello. Digamos que es una evolución meditada y reflexionada de mi concepto de fotografía de calle, y aunque esto no impide que ocasionalmente realice incursiones en otros senderos de espectro fotográfico, es a este al que más tiempo dedico y en el que más comprometido me encuentro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios