Cultura

La Banda Municipal se impone al calor interpretando zarzuelas

  • Fue una tarde donde no faltó el agua para los músicos que estuvieron magistrales

Ante unas condiciones meteorológicas de las más difíciles de soportar, 36 grados a la sombra, la Banda Municipal de Música deleitó a su fiel público con un concierto dedicado a la zarzuela. Entre pieza y pieza los músicos y el director bebían agua continuamente y el público se abanicaba.

El concierto empezó con el pasodoble de la zarzuela Pan y Toros, uno de los pasodobles zarzueleros más conocidos. Seguidamente la banda interpretó el movimiento Introducción y calles de la famosa zarzuela La Gran Vía.

Después de un pasodoble y una introducción llegó el turno a uno de los movimientos más utilizados por los compositores españoles de zarzuelas, las lagarteranas, en este caso fueron de la zarzuela El Huésped del Sevillano. Uno de los momentos más apreciados de la tarde fue la interpretación de El Baile de Luis Alonso, zarzuela muy conocida en esta tierra por tener entre sus notas la popular melodía de El Vito.

Finalizado El Vito con la fabulosa interpretación del sólo de flautín a cargo de la flauta titular de la agrupación Laura Herrera, llegó una de las dos selecciones que se pudieron escuchar a lo largo del concierto, Gigantes y cabezudos.

Antes de seguir con la otra selección el director cambió el rumbo del concierto con otro pasodoble zarzuelero, El Último Romántico, que a pesar de no ser de los más conocidos si contiene una belleza melódica sin igual.

El concierto continuó con una selección de Agua, azucarillos y Aguardiente y finalizó con una gran obertura de zarzuela, posiblemente la más popular que existe La Revoltosa. Como bis se hizo La leyenda del beso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios