Cultura

Buen debut de la cantaora Paqui Ríos en la sede de la Peña El Taranto

  • La artista malagueña estuvo acompañada por su guitarrista habitual Rubén Lara

Tenía ya ganas de disfrutar del flamenco en directo, después del paréntesis que impone la Semana Santa que me había dejado ahíto de dulces típicos y de saetas. Y es que en todo debe imperar la moderación que no frecuentamos.

Acudí, pues, a los aljibes de El Taranto bien predispuesto, que no siempre va a uno a las fiestas con el mismo ánimo. ¿Es posible que mi opinión sobre el nivel artístico del recital se vea reforzada hacia lo positivo? Seguramente sí, que uno no es de piedra.

Así que, antes de continuar con esta modesta crónica, quiero dejar claro que me lo pasé muy bien oyendo, por vez primera, cantar a Paqui Ríos Corral (Málaga, 1970). Es curioso que teniendo tan buen cartel en su tierra natal y viviendo tan cerca haya tardado tanto tiempo en debutar en El Taranto. Seguro que, a partir de ahora, la veremos con más frecuencia por estos lares, como resultado de su buena actuación en la noche del viernes.

No es gitana pero tiene eco de serlo, una voz cálida y muy flamenca que conectó pronto con un público que sabe distinguir. Posee una condición necesaria que es su afición por el cante, por el estudio de los grandes maestros que le inculcó su padre, el también cantaor Enrique El Moreno.

Con este buen bagaje artístico se presentó Paqui Ríos en los aljibes, consciente de que se enfrentaba a un compromiso importante en su carrera: su presentación en un local que tiene bien ganada fama de escenario mítico para los flamencos.

Hizo la cantaora malacitana un recital bien estructurado y variado, como queriendo demostrar que es una cantaora larga que alterna los llamados cantes fundamentales con los derivados del fandango. Comenzó bien entonada por soleá y siguió por malagueñas, tientos, granaínas, siguiriyas y fandangos. Para concluir, cómo no, por bulerías que trufó con unos tarantos y con letras y músicas de canciones, que son conocidas y amables para el público. Una buena presentación que abre expectativas.

Paqui estuvo acompañada por su guitarrista habitual, Rubén Lara (Málaga, 1993). Un jovencísimo guitarrista que ya había disfrutado de una feliz actuación en El Taranto, en noviembre de 2014, acompañando al algecireño Perico El Pañero.

Posiblemente porque Paqui Ríos le anima a ello, Rubén Lara tuvo con su paisana más protagonismo que con Perico que le exigía un toque más sereno y dulce. Rubén que es un guitarrista de la nueva e imparable hornada, que posee buena técnica y aroma flamenco, abusó en ciertos momentos de ese protagonismo consentido. Pecados de juventud, supongo, que se curan con el paso inexorable del tiempo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios