Cultura

Carlos Góngora: "Consolidar las Jornadas del Siglo de Oro es el reto"

  • El responsable de las Jornadas apostó por la Alcazaba como espacio escénico para esta edición donde llegan varias obras

Las Jornadas de Teatro del Siglo de Oro de Almería, reconocidas con el Premio Max de la Crítica en el 2013, llegan a su 33 edición con el reto de "consolidarse de forma clara y rotunda" y ganar una "estabilidad que no las haga depender de voluntades políticas".

Así se pronuncia en una entrevista con Efe, Carlos Góngora, director de este festival que se celebra en la provincia almeriense hasta el 11 de julio, con una programación compuesta por 26 representaciones teatrales, conciertos y ciclos de conferencias y debates, entre otras actividades.

Góngora, que por segundo año se pone al frente de las Jornadas, señala que "todo lo que no crece, termina muriendo", por lo que ha puesto su empeño en lograr su "consolidación".

"Debemos aspirar a ser como el Festival de Teatro Clásico de Almagro (Ciudad Real) y superarlo", mantiene el director, que argumenta que el pueblo manchego "tiene un corral de comedias precioso, pero nosotros tenemos la Alcazaba", monumento que por primera vez servirá como escenario.

"La Alcazaba es un lugar emblemático de Almería... mucho más atractivo que un teatro", sostiene Góngora, quien recuerda que este espacio acogerá representaciones como El Quijote, a cargo de Rafael Álvarez El Brujo o el estreno de La conquista de Jerusalén, de la compañía Antiqua Escena.

Como ya hizo en la última edición, Góngora ha apostado por incluir en el programa de las Jornadas actividades paralelas a las obras teatrales, tales como visitas, conciertos o unas 'Jornaditas' dirigidas a escolares, con el objetivo de implicar "a todos los ciudadanos".

"Al espectador hay que darle alternativas para que tenga la posibilidad de elegir", sostiene el director, a la vez que lamenta la "falta de apuesta que existe entre la mayoría de programadores" ante este tipo de espectáculos, al "entender que van destinados a un público minoritario"

Esto, opina Góngora, crea "un círculo vicioso" que "impide que la gente pueda enamorarse y conocer" el teatro clásico. En este sentido, defiende la importancia de enseñar a los escolares, "el público del futuro", a que "amen la palabra y el verso", tal y como pretenden hacer a través de estas Jornadas, a la vez que se pregunta qué pasará con el teatro del Siglo de Oro, "ese legado tan importante", si no se consigue este objetivo.

Sobre las Jornadas en sí, Góngora recuerda que, tras ser nombrado director, entendió que "había que darles una estructura distinta" pero sin perder lo que "las diferencia de otros festivales", como son los foros y una parte académica estrechamente vinculada con las representaciones.

Por último, aboga por potenciar el carácter internacional del festival en futuras ediciones, atrayendo compañías de diferentes países.

"Hay espectáculos del Siglo de Oro hechos en Inglaterra, Francia o Alemania que son fantásticos, o incluso en Japón", defiende el director, quien no obstante lamenta que "uno puede tener muchas ideas, pero al final se encuentra con un muro por falta de presupuesto", concluye Carlos Góngora.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios