Cultura

Cayetana insiste en cumplir su voluntad y pasar por el altar

De rumor veraniego, nada de nada. La Duquesa cree que todavía "hay tiempo" para que se celebre su boda con el empresario Alfonso Díez-Carabantes. Y parece ser que esta vez sus hijos la apoyan en el intento, porque Cayetana está en Sevilla -en su palacio de Dueñas- y se prevé una reunión de la familia de Alba con el señor Díez y sus amigos de siempre.

María Eugenia Fernández de Castro -en la foto- y Carmen Tello no se han separado ni un momento del lado de la aristócrata. Precisamente fue la mujer de Curro Romero quien la acompañó a hacerse una revisión médica esta semana. Los resultado de las pruebas revelan que su estado de salud no reviste gravedad y que, con el tratamiento adecuado, podría recuperarse en un corto periodo de tiempo. Aún así, uno de sus hijos -Fernando Martínez de Irujo- ha confesado a los medios que todo lo que se publicó acerca de la crisis que sufrió Cayetana tras la boda de Jaime Martínez de Irujo con Inés Domecq es rigurosamente cierto, y que "estaban bastante preocupados".

Quizás este episodio haya propiciado un acercamiento entre la matriarca y su prole, que se ha apresurado a desmentir -con parte médico de por medio- que la varias veces Grande de España padezca problemas mentales.

La Duquesa, por su parte, mantiene el optimismo y buen ánimo de siempre.

Al ser preguntada por cómo se encontraba dijo: "Estoy muy bien". Y mantiene la posibilidad de contraer matrimonio con Alfonso, después de que sus planes se vieran truncados este verano. Sin embargo, cuando le interrogan por sus planes de boda, ella responde escueta y con una sonrisa en los labios: "Hay tiempo". Así que ya sólo queda esperar y ver que le depara el reloj.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios