Cultura

El IEA publica un volumen que trata la emigración en Alboloduy

  • La obra se presenta el sábado a las 20:30 horas en el Edificio de Usos Múltiples

El Instituto de Estudios Almerienses presentó ayer dos de las últimas obras que han sido editadas como resultado de la Convocatoria de Publicaciones Externas. El diputado de Cultura, Antonio J. Rodríguez, presidió la puesta de largo de las obras Wistilon: Las Aventuras de Nito de la almeriense María del Carmen López Valverde y Acelgueros por el Mundo de Manuel Francisco Matarín Guil.

El acto contó con la presencia de los autores, que expusieron el sentido de sus obras; así como del coordinador del IEA, Francisco Alonso, y la alcaldesa de Alboloduy, Sonia Guil. El diputado de Cultura destacó que si bien el IEA pone todos los medios a su alcance para la publicación de las obras, lo elemental lo aportan los autores como es el contenido.

"Es un orgullo como centro de difusión de la Cultura y Costumbres de nuestra provincia tratar de difundir el máximo número de iniciativas que parten de la sociedad civil a través de las convocatorias externas", destacó el diputado que recordó el impulso que se está dando desde Diputación para potenciar las actividades del IEA y sacar adelante todos los proyectos.

El diputado destacó que esta obra es el homenaje de Manuel Francisco Matarín Guil a muchas personas de la provincia y de Alboloduy que tuvieron que emigrar para buscar la prosperidad y un futuro mejor para sus familias. "Es un libro de plena actualidad porque mucha gente con grandes talentos de la provincia sale de la provincia para universalizar sus conocimientos y desarrollarse profesionalmente".

La alcaldesa de Alboloduy agradeció el trabajo de Diputación en pro de los pueblos pequeños y detalló el contenido de la obra realizada por este gallego con ascendencia 'acelguera'. "Un libro que cuenta por qué y cómo se desplazaban a otros lugares los habitantes de los pueblos pequeños. Refleja como hay flujos migratorios en los que surgen grandes personalidades.

Manuel Francisco Matarín Guil agradeció la idea que le brindó su esposa, ya fallecida, de tratar de conseguir que los recuerdos de las personas emigrantes perduraran después de que fallecieran. La obra es el resultado de horas de 'buceo' en los papeles del Archivo Municipal y de la Hemeroteca-Biblioteca de la Diputación.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios