Cultura

José Antonio Jesús García presenta hoy en El Morato su último poemario

  • Nacido en Huércal Overa lleva viviendo unos 65 años en Argentina Tiene publicados ocho libros de poemas y su pasión es el flamenco

El almeriense José Antonio Jesús García presenta esta noche a las 22:30 horas su octavo libro de poesía titulado Las huellas que van quedando en la Peña El Morato. García que nació en Huércal Overa en 1943 lleva 65 años viviendo en Argentina. Ahora ha regresado para visitar a sus amigos y presentar su nueva obra. Este poeta que recita de memoria lleva en su memoria y en su corazón a su tierra almeriense.

Su vida ha sido apasionante desde su marcha de la barriada de Úrcal en Huércal Overa en agosto de 1949. "Me acerco a la poesía por la necesidad de estar cerca de la cultura de mi tierra andaluza. Siendo muy joven escribí algunas poesías y luego me casé y estuve 40 años sin escribir nada. En el año 2006 publiqué mi primer libro titulado Mi manera de decir. He publicado seis volúmenes del mismo título. El séptimo libro se titulaba Con pluma y papel y ahora Las huellas que van quedando. Y ya estoy pensando en el noveno libro", sostiene el escritor.

José Antonio Jesús García en su último poemario muestra un compromiso mayor con determinadas cosas que van pasando a su lado. El libro cuenta con tres capítulos. El primero se llama Reflexiones donde da cabida a un sinfín de nuevas vivencias y nada deja escapar a la avidez de su pluma y de su agudo y punzante pensamiento.

El segundo capítulo se denomina Corazón a tope, se trata de una cadena de piropos a la mujer que le otorgó la posibilidad de ver más allá y que le abrió la ventana a un horizonte en donde, pudo dar rienda suelta a su indomable voluntad de amar en libertad y jugar con metáforas para expresarlo.

El tercer capítulo se denomina Déjame soñarte y es un compendio de poemas dedicados a Andalucía. Le canta a su tierra natal, que convierten las páginas de su obra en un plural rosario de eufemismos para acariciar cuanto destaca en la belleza de aquella Andalucía soñada y jamás olvidada.

En 1949, José Antonio Jesús García junto a sus padres, una hermana y su abuela paterna echan en un camión varios baúles con lo que tenían en casa y se marchan camino de Cádiz. Después de dos días en tierras gaditanas embarcan camino de Argentina. "En mi mente hay una imagen que jamás he podido olvidar y es el momento que me voy alejando de mi casa en Huércal Overa. Es la forma de ver la tristeza del desarraigo", sostiene.

Tras una travesía de dos semanas llegaron a Argentina. La familia se instaló en la Patagonia, en la provincia de Río Negro. "Allí vivimos durante siete años, yo fui allí a la escuela y aquella etapa marcó mi vida. Fueron unos años que no mejoramos nada con respecto a la situación que teníamos en Huércal Overa".

Luego la familia se marcha a Buenos Aires donde García lleva viviendo unos 60 años. "En la capital todo empezó a cambiar y nos fue mucho mejor. Me puse a estudiar Ciencias Económicas, pero con 19 años conseguí un trabajo y dejé los estudios para dedicarme durante 20 años a trabajar en la parte administrativa de un concesionario de coches".

Con 29 años, García se hace gerente de un concesionario de vehículos FIAT y ahí estuvo 9 años. Con 40 años regresó por primera vez a España y fue a visitar su casa de Huércal Overa. Tras su regreso monta una agencia de seguros, a la que ha dedicado una gran parte de su vida. Todavía trabaja a pesar de estar jubilado. Su empresa cuenta con siete empleados.

Una de las pasiones de García es el flamenco. Ha escuchado mucho flamenco en Argentina y tiene una gran colección de la época de oro del flamenco en España. "Hace muchos años vimos en Buenos Aires a un joven Camarón acompañado por Paco de Lucía. Fue algo inolvidable para todos los que tuvieron la oportunidad de disfrutar de una voz tan prodigiosa y una guitarra universal".

Los toros y los coches antiguos le gustan mucho a este almeriense que pasará unas semanas en su tierra almeriense. "El último coche antiguo que tuve, en el parabrisas llevaba una bandera española y ponía Almería. En la otra parte llevaba la bandera argentina y ponía Entre Ríos. Y en el capó del Peugeot 404 llevaba pintada la imagen de la Alcazaba de Almería. Me paseé por toda Argentina con aquel coche". Ayer se marchó a Huércal Overa ya que tenía un acto poético en la Biblioteca del municipio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios