Cultura

Luz Gabás: “Cuando escribo una novela es clave la corrección que tiene que ser despiadada”

  • La autora nacida en Huesca presenta a las 20 horas en el Centro de Cultura de Cajamar en la Casa de las Mariposas su última novela ‘El latido de la Tierra’ en el ciclo Diario de los Libros

Luz Gabás presenta su cuarta novela esta noche en Cajamar en un acto organizado por Diario de Almería. Luz Gabás presenta su cuarta novela esta noche en Cajamar en un acto organizado por Diario de Almería.

Luz Gabás presenta su cuarta novela esta noche en Cajamar en un acto organizado por Diario de Almería. / Diario de Almería

La autora presenta mañana jueves a las 20 horas su última novela El Latido de la Tierra en el Centro de Cultura de Cajamar en la Casa de las Mariposas. Este acto literario forma parte de Diario de los Libros que organiza Diario de Almería y coordina Antonio Galindo.

-¿Por qué en esta novela profundiza tanto en el paisaje rural?

-Cuando ya estaba de promoción de mi tercera novela empecé a pensar en la siguiente. Tuve claro que quería escribir una novela vinculada a alguien como yo, necesitaba un cambio. Me puse a pensar a lo que siempre he estado vinculada como era el mundo rural, y decidí que tenía que hablar de mi generación y de los cambios de mi país en las últimas décadas, así como hablar de la amistad y la lealtad.

-¿Desde el primer momento lo tuvo claro?

-El paisaje rural que yo he visto es como inalterable, nosotros cambiamos, pero la naturaleza siempre está ahí, por eso quería que la novela sucediera en un entorno rural. El mundo rural también me servía de metáfora para hablar no sólo de la despoblación física del entorno rural, sino para hablar de la despoblación del alma.

-Amor e intriga, ingredientes claves en esta obra que presenta en Almería. Cuando termina de escribirla fue consciente que el resultado era lo que se había planteado en un principio.

-Yo la novela no la entrego hasta que ya me cuadra todo. Si algo creo que no funciona, es que la novela no está terminada. Yo dedico mucho tiempo a la corrección. Mi forma de trabajar conlleva preparación, pensamiento, notas y bocetos en un año. Luego cuatro meses para escribir el primer manuscrito y luego corrección. Es clave la corrección que tiene que ser despiadada, y si tienes que reescribir siete capítulos pues se hace.

-¿Le ha pasado en esta novela?

En esta y en las otras tres también. En esta mucho más, porque está mucho más depurada, es menos extensa, ha habido más poda. Piensa que la acción se desarrolla en seis meses. Se va a lo necesario y esencial.

-Veo que a diferencia de otros autores, no deja reposar las novelas un tiempo tras escribirlas.

-No dejo reposar nada la novela. Termino y vuelvo a empezar a leer, porque así no pierdo el tono. No tendría paciencia para tener una novela cinco meses en un cajón. Con un par de semanas guardada antes de la revisión final es suficiente.

-¿Quién es Alira, la protagonista de El Latido de la Tierra?

-Alira es una mujer blanca, occidental y de mediana edad. Es un personaje real e identificable, que tiene que luchar por reconstruir su identidad. Alira es heredera de un mundo que desaparece, que a su vez es tradicional pero a la vez moderno, es contenida por su educación pero también tiene un punto atrevido. Lo importante, es que es una mujer que ante los retos que se le plantean reflexionará y es posible que se atreva a reenamorarse de la vida. Es un personaje que empieza un poco más oscuro y poco a poco se va iluminando.

-Ha escrito cuatro novelas, y de gran éxito. ¿Cual es su mejor obra, aunque sea difícil la respuesta?

-Con cada una de mis novelas tengo una relación especial. En cuanto a técnica narrativa, esta última novela puede ser la mejor. Mis novelas son tan diferentes que no podría elegir una. Palmeras en la nieve me dio la grandísima oportunidad de dedicarme a escribir y saldé una deuda que tenía con mi padre; luego Regreso a tu piel era necesaria para mi porque quería pensar sobre el mal y la muerte; Como fuego en el hielo hablaba de la vida en general y esta habla de la vida en particular.

-Fue un reto para usted arrancar con una novela de enorme éxito y luego mantener ese nivel en sus siguientes obras.

-Nunca he sentido la presión al pensar qué escribo ahora. Yo me sentí muy satisfecha con lo que ocurrió con Palmeras en la nieve, pero terminó esa novela y mi cabeza estaba aprendiendo de otra historia, sobre la brujería en el siglo XVI y el papel que tuvieron los Ayuntamientos en este horror.

-¿Que hay en Alira, la protagonista de la obra, de Luz Gabás?

-Compartimos generación, compartimos el apego a la tierra, creo que ambas somos orgullosas y a la vez humildes. Pero las cosas que le pasan a Alira no necesariamente me han pasado a mi. He utilizado recuerdos de mi infancia, pero los he convertido en literatura, de manera que sean comprensibles para muchas personas como yo, sean hombres y mujeres.

-¿Qué papel juega la música en la novela?

-Es muy importante, porque al ser una novela generacional, al recuperar esa juventud que se nos escapa entre los dedos, inevitablemente, me topaba con la música. Cada capítulo tiene como título una canción, esa canción es fundamental que me gustase mucho en su momento y que me guste ahora; luego también la canción tiene que tener relación con la acción y el tono del capítulo.

-Es una persona que ha vivido con intensidad ese mundo rural. Es un fenómeno que imagino que le preocupa.

-Todos tenemos claro que el mundo rural ha sufrido muchísimo, que ha habido pueblos abandonados y que en 50 años se ha acabado con siglos de historia. Es un pasado perdido e irrecuperable. Ahora tenemos que pensar en qué nueva dirección va a ir el mundo rural. Hay que cambiar el discurso y la mirada. Se asociaba el regreso al mundo rural como un fracaso. Ahora si alguien quiere regresar al mundo rural lo hace con total libertad y además hay personas que ven el campo como una salida.

-Escribe aquella primera novela que fue un éxito total después de llegar a la gran pantalla. ¿Se esperaba la acogida que tuvo Palmeras en la nieve?

-Yo desconocía todo sobre el mundo editorial. Solo quería contar la historia que tenía en mente. Lo que vino después no me lo podía imaginar. Fue una experiencia inolvidable y maravilloso. Si mi objetivo era que la gente conociera esta historia, gracias al cine, se conoció más, porque la película llevó al cine mucha gente joven que no suele leer libros de 700 páginas. La película y la novela, creo que se complementaron.

-¿Es la primera vez que viene a Almería?

-Me avergüenza confesarlo. No he estado ni por motivos personales ni por motivos laborales. He tenido una vida complicada y gracias la literatura he podido viajar. Sabía que tarde o temprano tenía que ir a Almería. Y creo que tenía que suceder ahora.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios