Cultura

Manu Muñoz: "De cualquier experiencia se puede sacar algo positivo, al menos un aprendizaje”

  • El pintor de Cabo de Gata muestra cinco obras nuevas en la Galerie Geraldine Banier en París hasta el 8 de mayo

Manu Muñoz, artista que lleva ya 30 años dedicado a la pintura. A la derecha, una de sus obras. Manu Muñoz, artista que lleva ya 30 años dedicado a la pintura. A la derecha, una de sus obras.

Manu Muñoz, artista que lleva ya 30 años dedicado a la pintura. A la derecha, una de sus obras.

Es uno de los artistas almerienses más brillantes de los últimos años. Su pintura tiene su sello personal y se ha convertido en referencia. Ahora lleva su obra hasta la capital de Francia. Se trata de una exposición colectiva con creaciones nuevas.

-Expone junto con otros artistas en una galería de París. ¿Para usted es un mercado nuevo?

-París, como sabemos, siempre ha sido un referente para el arte y exponer allí es bastante especial, aunque, como siempre digo, lo importante es el trabajo que se muestre. Lo que presentamos en la Galería Geraldine Banier es el trabajo de cuatro artistas: Laurence Le Constant, Manuèle Bernardi, Vytautas Tomasevicius y yo. Es una propuesta llamada Paradiso y, como bien describe el título, persigue la idea de crear un lugar idílico, alegre y fresco en medio de este momento que estamos viviendo. París, sin duda, es un marco excepcional.

-¿Cuantas obras lleva a esta exposición?

-La exposición está compuesta por una veintena de piezas de las cuales yo presento cinco obras de reciente creación y alguna de series pasadas que nunca se habían expuesto fuera de España. La exposición podrá verse hasta el 8 de Mayo en la Galerie Geraldine Banier, junto al Sena, muy cerquita de El Louvre.

-¿Cómo surge la oportunidad de descubrir el mercado francés?

-Pues como casi todos los acercamientos profesionales en este último año surgió a través de las redes. Geraldine es una galerista muy cercana y muy profesional y enseguida nos entendimos, todo ha sido muy rápido y muy natural. Estoy encantado.

-¿Qué ha preparado para esta exposición, en este tiempo tan complicado por la pandemia?

-Presento cuadros que está muy en mi línea habitual, sobre aves y naturaleza, que como siempre me parecen un pretexto perfecto aunque luego no sean el eje de la obra en si. Este tiempo tan convulso me ha llevado a crear una especie de burbuja e intentar que mi trabajo “ayude”, precisamente, a llevarnos lejos de toda esta tormenta. A nivel artístico me parece un topicazo tomar la pandemia como inspiración y, además, es algo que no me inspira nada. No sé, intento estar espiritualmente lejos de todo esto, ya que socialmente e incluso a nivel personal, ya me ha tocado, como a mucha gente, sufrirla bastante.

-A la hora de trabajar le ha influido mucho la situación que vive Almería como el resto de medio mundo.

-Como te digo, esto ha sido y está siendo bastante duro para mucha gente. Afecta a todo, a la salud, al ánimo, a la sociedad, la economía y al funcionamiento general. Al final, de algún modo, te afecta. Aunque, como he dicho antes, conmigo ya se ha cebado lo suficiente y mi única intención es mantenerme lo más lejos posible en todo aspecto. No quiero ni pensar en ello.

-Sigue trabajando en una misma línea. Lo de París ya está hecho, pero sigue creando, porque no suele parar. Aunque mirar mucho al futuro hoy día no es fácil, trabaja ya en alguna obra o proyecto.

-Sí, excepto un par de años en 2005 y 2006 en los que tuve que parar un poco por cuestiones personales jamás he parado de trabajar. Llevo desde los 13 años pintando casi diariamente, sería poco práctico bajar los brazos o dejarse afectar por las adversidades. En el guión estaba escrito que esto iba a ser así y tenemos que sobreponernos como podamos. Seguir incluso cuando creamos que no podemos más porque se puede, seguro que se puede. Pensar que siempre vamos a navegar por mares en calma es una ilusión y superar adversidades es algo de lo que se aprende mucho, es cierto modo, es un arte también.

-Es curioso pero para disfrutar de su obra en una sala ya hay que irse fuera porque en Almería exponer a día de hoy es una odisea, contando con pocas excepciones como Acanto.

-Pues así es. Debo decir que, desde el punto de vista profesional, Almería o cualquier provincia pequeña no son plazas relevantes en el mundo del arte, por tanto no exponer aquí no es algo que me afecte negativamente. Cuando expongo, que me encanta, lo hago en la Sala Acanto porque desde hace varios años me han tratado muy bien. Es una sala pequeña en tamaño pero grande en concepto, que reúne dos cosas fundamentales: Profesionalidad y respeto por el artista y el arte. Cuando expongo aquí es, básicamente, porque me gusta ver a mis amigos, celebrar ese encuentro con vino y rodeados de cuadros, esa es la razón principal.

-Pero coincidirá en que ya apenas hay galerías o salas para exponer.

-El verdadero drama de Almería es la pésima gestión pública de la cultura. Ya sabemos que la cultura es algo considerado “demodé” por la nueva política y no da muchos votos, pero estamos viendo que puede ser aún peor. Haber entregado a manos privadas las gestiones de los espacios culturales que al final sirven de moneda de cambio para satisfacer intereses personales es algo completamente inmoral y probablemente ilegal. Abrir un nuevo museo en el Hospital Provincial mientras que los demás están completamente vacíos o se caen a pedazos creo que nos alumbra una maniobra poco clara muy habitual en los último años. Viendo todo este panorama uno piensa en esa frase de que , efectivamente,. “Nadie es profeta en su tierra”, con el añadido de que aquí, en Almería, ya no sería profeta nadie, ni propios ni extraños. Es un erial.

-A nivel personal imagino que 2020 es un año casi para olvidar. ¿Cree que puede sacar algo positivo?

-De cualquier experiencia se puede sacar algo positivo, al menos un aprendizaje. Este año me ha enseñado, como a todo el mundo, muchas cosas. Del sufrimiento se aprende y se sale fortalecido. La mayoría hemos aprendido a relativizar, a organizarnos mejor socialmente y - ya era hora- nos hemos puesto a pensar. Una de las conclusiones a las que podemos llegar visto lo visto es que si fuéramos una sociedad formada y culta se podrían haber evitado muchas situaciones dramáticas de las que hemos vivido. La cultura fomenta, entre otras cosas, el sentido común y la conciencia social, la tolerancia, el respeto... ...por eso es tan importante, no es algo elitista o snob. La cultura y el gusto por las cosas es lo que nos diferencia de los animales irracionales, y, precisamente, es esa irracionalidad la que vemos en actos íncívicos cada día que al final, desgraciadamente, se traducen en más contagios y muertes.

-¿Haciendo balance si echa la vista atrás, ve una gran evolución en tu trabajo pictórico?

-Sería dramático que no lo viera. Un fracaso en toda regla. Mi trabajo se ha desarrollado de forma muy particular, siempre digo, en tono de broma, que tengo la sensación de haber empezado el libro por la última página. Como no tengo un objetivo concreto y definido como artista no sé realmente en el punto del mapa en el que estoy, tampoco me preocupa. En cualquier caso, no estoy en este mundo con la intención de sentar cátedra ni profetizar. Estoy para hacer lo que me gusta y si ello hace disfrutar y pensar a otras personas pues magnífico. No hay más, el tiempo dirá si ha servido de algo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios