Cultura

La OCAL convierte el Teatro Apolo en una divertida carpa de circo

  • El quinteto de viento metal con percusión de la OCAL entusiasmó a jóvenes y mayores, acompañado de narración y malabares

"¡imposible!", "Hala, qué chulo", "¡Bravo!"… y muchas risas. El Teatro Apolo de la capital se llenó ayer de niños y niñas, convirtiéndose en una genuina carpa de circo con el quinteto de viento metal de la Orquesta Ciudad de Almería que, en el marco del 'Otoño Cultural' del Área de Cultura, Educación y Tradiciones del Ayuntamiento de Almería, deleitó con su espectáculo Suena… ¡El Circo!'.

Un concierto en el que estuvieron acompañados de percusión y, además, de la narración de Ana Hernández-Sanchiz y del malabarista El Gran Rufus.

El hilo argumental era la historia de Felipe, un niño que nace en torno al mundo del circo

Jorge Giner y David Pérez en las trompetas, Javier Giner en la trompa, Pedro Pastor en el trombón, Alejandro Moncho en la tuba y Paco Fernández en la percusión fueron los encargados de poner la banda sonora a la emocionante historia del niño Felipe. Un pequeño nacido alrededor el mundo del circo que, impresionado por la valentía de su madre (domadora de fieras), no encuentra su lugar y qué hacer para poder formar parte del espectáculo.

Finalmente, partiendo de La Historia de Felipe de Hartmann y al calor de melodías coreadas y divertidas como la 'Peri-Fanfarria' de Dukas, la 'Marcha de los Gladiadores' de Fucik o la 'Danza del Sable' de Khachaturian o la más sobria 'Vals de El Padrino' de Rota, el pequeño Felipe va sintiéndose cada vez más seguro de sí mismo, hasta que encuentra en los malabares su gran habilidad.

Pelotas, esferas con luz, mazas. Ninguna se resiste a su destreza, hasta que consigue emocionar a su madre, quien acaba llamándolo "compañero".

Al son del 'Baby Elephant Walk' de Mancini y el 'Can-Can' de Offenbach la función terminó con una vuelta de honor a la pista y risas y aplausos de los asistentes.

Al final todos salieron muy contentos del Apolo. El público por haber disfrutado de un recital fantástico y los protagonistas por haber hecho feliz durante un tiempo a los pequeños.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios